martes, julio 25, 2006

Hazme tuya, supervisor de sistemas senior

Ayer tropecé con el texto de un artículo que había leído hace bastante en la web de Informativos Telecinco. Como soy un tipo rencoroso lo había guardado, y ahora puedo brindároslo. Es largo pero muy jugoso, y las negritas que hay de vez en cuando son mías:

La mitad de los españoles ha mantenido una aventura con un compañero de trabajo

Los negocios y el placer no siempre son términos excluyentes. Eso, al menos, es lo que se desprende de una encuesta realizada en nuestro país, y que revela que casi la mitad de los españoles ha tenido una aventura con algún compañero de trabajo. Las fiestas de Navidad y las comidas de empresa son, entre todos, los escenarios más propicios para que surja la chispa del amor.

La encuesta ha sido realizada por Marqueze.net, una web especializada en contenidos para adultos. El estudio, con una muestra de 32.000 internautas, ha sido bastante claro en los resultados: el lugar de trabajo sigue siendo uno de los ambientes predilectos para encontrar
pareja.
Ya saben ustedes que hay tres clases de mentiras: las mentiras, las maldtias mentiras y las estadísticas. Porque hay cosas imposibles de creer, incluso aunque la muestra provenga de los que visitan una página como Marqueze (cuidado si entras, no vaya a ser que una teta te saque un ojo). Veamos si no:

Los hombres son ligeramente más proclives a reconocer que han mantenido alguna aventura o relación sexual con un compañero/a de trabajo (el 52,06% de hombres encuestados, frente al 47,11% de mujeres). Eso sí, cuando se trata de fantasear con los compañeros y/o jefes, el porcentaje se dispara: el 84,82% de los hombres reconoce haber dejado volar su imaginación alguna vez, así como el 75,38% de las mujeres.

El centro de trabajo se suele respetar por la mayoría de los encuestados, aunque un 37,05% de los hombres y un 36,77% de mujeres aseguran que han buscado allí algún escondite para tener relaciones sexuales. La discreción, no obstante, suele ser la nota dominante en estos encuentros, puesto que tan sólo un 16,10% de los encuestados ha pillado in fraganti a algún compañero teniendo sexo en el centro de trabajo.
Ya no es sólo que la mitad de la gente que conoces en la oficina se haya acostado con otro de esa misma oficina (ha llegado el momento de hacer apuestas, amigos), es que al 16,10 % les han pillado. Venga, anda. ¿A vosotros os ha pasado alguna vez? (Rebeca, por favor, no respondas).

Los más osados, aquellos que han utilizado su centro de trabajo como lugar de cita para encuentros sexuales con personas ajenas a la empresa, suman un 23,71% en el caso de los hombres y un 21,76% en el caso de las mujeres.

Aunque las relaciones personales o íntimas entre compañeros se intentan mantener en secreto, un 61,80% de los encuestados ha descubierto las relaciones entre otros compañeros.

El sexo como arma para un ascenso

Según un 49,36% de los encuestados, las fiestas de Navidad y las comidas de empresas son los momentos más idóneos para que surjan relaciones entre compañeros de trabajo. Un 29,38% afirma que la situación más propicia es aquella en la que "queda muy poca gente en el centro de trabajo", mientras que otro 17,61% asegura que cualquier momento es bueno y un 3,65% opina que nunca existe ese momento idóneo.

Por lo general, a la hora de tener sexo con un compañero de trabajo, el lugar que ocupe éste en la jerarquía de la empresa no es el factor determinante (para un 74% de los encuestados), aunque un 11,76% prefiere que ostente un rango superior al suyo y un 9,77% se decanta por los compañeros que ocupan un rango equivalente. El 4,48% restante prefiere que ocupe un rango inferior al suyo en la jerarquía de la organización.

Para la vida laboral, la opción que se contempla como más peligrosa es la aventura sexual con un compañero de rango superior (así opina un 32,77% de los encuestados), aunque un porcentaje similar (30,50%) no percibe peligro alguno en ninguna de las modalidades, y otro 10,06% cree que tener sexo con un compañero de rango inferior le puede acarrear problemas en su trabajo.

A la pregunta "¿Mantendrías relaciones sexuales por ascender en tu trabajo?", los hombres se muestran más divididos –un 56,21% responde que no, mientras que un 43,79% responde que sí- que las mujeres, que mayoritariamente (en el 70,27%) descartan esta posibilidad. A día de hoy, un 52,45% de los encuestados asegura que conoce casos de sexo a cambio de ventajas laborales o ascensos.
Los hombres son unos cerdos: ¿te acostarías con alguien por obtener un ascenso? Hombre, si tiene buenas tetas, sí. ¿Te acostarías con alguien por salvar la vida a otra persona? Hombre, si tiene buenas tetas, sí. ¿Aceptarías dinero a cambio de sexo? Hombre, si tiene buenas tetas... Da igual el objetivo, la cuestión es acostarse con alguien.

Caso aparte es lo de conocer casos de ascensos a cambio de sexo. Conocer o sospechar, claro. Porque hay muchos casos que no se explican si no es por un uso magistral de la lengua; no me refiero a la oratoria y no quisiera tener que ponerme grosero.

Y respecto al acoso en el trabajo, el porcentaje de mujeres que se han sentido acosadas sexualmente alguna vez por sus compañeros o jefes es superior (26,81%)al de los hombres (18,83%), aunque queda constancia de que los acosadores son tanto hombres como mujeres.

Debo estar muy poco atento a las cosas que pasan en la oficina, pero a partir de ahora vigilaré todos los movimientos sospechosos de la gente. Ya sabéis, cuando tríos de gente van al baño, gemidos en salas de juntas, peticiones de chicas de que les censurado las censurado y ese tipo de cosas a las que hasta ahora no daba importancia.

9 comentarios:

césar dijo...

Momento "bochinche":
sin ánimo de contradecir a tu marido, te pido que sí, que RESPONDAS, REBECA -con la licencia que me da ser ex-compañero de trabajo:
¿HAS PILLADO IN-FRAGANTI EN ACTITUDES IN-DECOROSAS a gente de nuestra antigua empresa?
Si respondes (da igual el qué, pero que yo me lo crea) prometo hacerte una confesión referida a aquellos tiempos.
¡Ah! Si hay algo que contar, mejor por tfno. ¡Lo siento bloggeros!
:-)
Saludos

Luisru dijo...

La mitad de mi oficina se ha casado con la otra mitad, la gente es que es muy endogámica, pero nunca he pillado a nadie en situaciones comprometidas. Y por supuesto, yo no me he visto en ninguna (Anita, creeme, aquello fue solo un desliz)

Ricardito ëmore dijo...

!!Aghhh, no, no , nada de eso de por telefono, muy señor mio!!! Aqui todos estamos muy interesados y prestaremos ojo al dato de lo que se diga o se escriba, sin dejar de revisar cada actualizacion, y presionando a los directores de la pagina weby..y...anda, !!mira que curioso: un perro con dos colas!!

*y se va corriendo detras del perrito*

césar dijo...

é fatto!
Rebeca y yo ya hemos hablado por teléfono.
ejem...

Saludos y buen miércoles.

Rebeca Rus dijo...

Lo sentimos queridos amigos, pero en aras de que no haya ninguna demanda judicial, el Señor Cesar y yo hemos hablado por teléfono ya y sí, la información era jugosa, caliente y muy morbosa.
Ale

cayetana altovoltaje dijo...

¡¡yo también quiero oír lo que tiene que decir rebeca!! en cuanto a mí... nunca he pillado a nadie, ni me han pillado, pero sí sé, porque me han contado, o yo he contado, je je je...

José Antonio Palomares dijo...

Desde luego, como os gusta el chismorreo...

¿Y qué se dice cuando pillas a alguien in fraganti? Errr... Perdonad, seguid con lo vuestro.
O tal vez: ¿Os queda mucho? Es que tengo que usar la fotocopiadora.
O: ¿El último, por favor?

césar dijo...

Parece mentira que preguntes eso, después de haber publicado una novela policíaca:
se mira un rato para hacer pasar vergüënza a los implicados, y después se les pide un soborno a cambio del silencio.

Buen Jueves!

José Antonio Palomares dijo...

¿Policíaca? ¿Yo?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...