lunes, septiembre 20, 2010

Sucia táctica del poder para que no oigamos las verdades

Impresionante discurso de Daniel Cohn-Bendit zurrando a los eurodiputado que me pasa la señorita Laínez (¡gracias!). Está en francés, pero se le entiende bastante bien si lees los subtítulos:



Vaya cara de guardia civil se le ha puesto a López Garrido con los años, ¿eh?

En fin, aparte de comprobar que los discursos no cambian la opinión de nadie (no veo que ninguno de los diputados se alce en armas), hay en este vídeo lleno de verdades como puños algo que justifica el título de este artículo. ¿Se acuerdan del post en el que a Merche se le escapaba una teta? Aquí también pasa:



¿Ver a Cohn-Bendit diciendo cosas en francés, o ver a Irina Shayk? Poca gente se habrá quedado a escuchar a Cohn-Bendit y le habrán dado a la Shayk (ha sonado fatal esto, ya lo sé).



Solución: que Cohn-Bendit se disfrace de Irina Shayk. Porque lo curioso es que al revés no pasa: cuando estás viendo a Irina Shayk no aparece ningún vídeo de Cohn-Bendit:



Si esto no es una conspiración de tomo y lomo, yo no maté a Kennedy.

4 comentarios:

al dijo...

¡Qué suerte! A mí lo que me aparece es un vídeo de Azúcar Moreno.

Palomares dijo...

Reconoce que las Azúcar Moreno te ponen un poco. O te ponían.
A mí es que me dicen
Tus ojos bandido robaron con cuentos la sangre y la vida de mi corazón

y me derrito, me derrito.

al dijo...

Yo, más que derretirme, me disuelvo.

d:D´ dijo...

Un poco flaca...
Cómo Leticia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...