lunes, agosto 17, 2015

El Universo funciona como una gran computadora




Ahora para llamar la atención no se escribe en un cartel: ¡SEXO!



Sino: FÍSICA CUÁNTICA.

Es interesante cómo algunos términos científicos producen sus propios magufismos. No sé si los que vayan al curso van a aprender mucho de física cuántica, pero seguro que sí sobre cómo se comportan los seres humanos.




domingo, agosto 09, 2015

Doctor, ¿me puedo bañar con diarrea?

Valga este mítico chiste de los ochenta para hablar de lo que me parece uno de los grandes descubrimientos publicitarios del verano de 2015: los anuncios de Fortasec.

Ya, yo es que acabo de descubrirlos. He estado muy ocupado, señora.

Me encantan. Porque si te dan el encargo de hacer un anuncio de un producto que te corta la diarrea sabes que lo vas a pasar mal. Te va a dar vergüenza hablar del problema con claridad y acabarás usando metáforas absurdas. O por el contrario vas a querer demostrar que eres más creativo que nadie y vas a usar el chiste de los ochenta o variantes; y descubrirás que esos chistes siguen sin tener ni puta gracia.

Los anuncios de Fortasec resuelven el problema con brillantez. Afrontan el reto de una forma valiente, van al grano, pronuncian la palabra prohibida de una manera elegante y cuentan historias llenas de humor sin caer en la chabacanería, apoyados por un recurso visual impecable: finísimo el uso de la animación en un rollo de papel higiénico. Ah, y me enloquece el uso de badabim bampam como recurrente onomatopeya de la descarga.

Hay cuatro ejemplos:

Pedro y su bigote se van de vacaciones:


 Se levanta, molesta a toda su fila y...

 

 Un poco de contorsionismo y...:

 

 Velas, musiquita... ¡Oh, oh, un retortijón!

 


Es obra de Ogilvy Barcelona. Mi sincera enhorabuena a los responsables.

lunes, mayo 18, 2015

Más sobre peluquerías

Ah, qué grandes satisfacciones nos han dado siempre las peluquerías en este blog, como se puede ver aquí y también aquí, por poner dos ejemplos. A mí es que me gustan mucho las peluquerías. De hecho hay un capítulo casi entero en mi estupenda novela Toda la verdad sobre las mentiras que trata de eso, de una peluquería de caballeros en los años 80.

En aquel entonces las peluquerías eran distintas a lo que uno puede ver ahora.  No te digo que mejores; distintas. Ponte por ejemplo qué bonito esto que encontramos el otro día:


Los puntos suspensivos también nos han dado muchas alegrías desde siempre, sí. Peluquería de... señoras. Una pena que el Señoras no vaya entrecomillado o tendríamos un cartel perfecto.

Y ese Ambiente musical... También con sus puntos suspensivos. Sugestivo. Misterioso. Con Mónica Bellucci en plan "Estoy macicísima y lo sabemos todos". Que no sé si el peinado de Mónica Bellucci es muy meritorio en esa foto, pero le alabo el gusto a quien la haya elegido.

Pero cuidado que la misma peluquería nos deleita con otro cartel:



Un buen corte de pelo realza su imagen, sí. Con dos ilustraciones de Alfons Mucha o un émulo de Mucha (aquí somos muy fans, no tenemos objeción) y dos fotos de unas velas.

¿Por qué las velas? ¿Las velas realzan la imagen de algo? ¿Es un símbolo de algo que desconocemos? ¿Hay algún estilo de peinado que se llame Vela encendida? ¿Alguien sabe algo de esto?

jueves, abril 23, 2015

La importancia del naming

Sin ser yo muy de ir a bingos, qué ganas de entrar, ¿no?

lunes, marzo 23, 2015

Carteristas

Hay que ver la inquietud que puede introducir la palabra profesionales en un texto:

Carteristas profesionales, ¿eh? ¡Que no son unos cualquiera!

Yo me imagino a unos carteristas amateurs que también operan por la zona y que ven el cartel y les da un poco de congoja y les baja la autoestima.

viernes, marzo 20, 2015

Barra


A mí esto me parece una genialidad absoluta:

 
 
Más allá del concepto de tener un barra temporalmente fuera de servicio, ¿os habéis fijado en que el cartel tiene cierto diseño, con bloques de color, texto en diagonal, etcétera?



miércoles, marzo 18, 2015

¡No conservemos nada! ¡Para qué!


La gente está muy irritable. Fijaos en este cartel en el que alguien ha escrito un mensaje indignado:


Uno pensaría que el de la pintada se refiere al plan para celebrar un campeonato de padel en el teatro de Mérida, pero no es el caso. Vamos a hacer zoom out, es decir, me voy a echar para atrás dos pasos par hacer la foto.


Así es, esto viene de que van a derribar una vivienda unifamiliar y a alguien le parece mal. ¡Habría que conservarla! ¡Si es que no se respeta nada! ¡Que vienen los hunos!

Pero echemos dos pasos más para atrás. Tres pasos. Diez pasos.


Esta es la casa, sí. ¿Cómo es posible no querer conservarla? ¿Cómo es posible ser tan desalmado para querer derribar una obra maestra del sosainsmo arquitectónico español? Hagamos un Change.org. Por Dios.

jueves, marzo 05, 2015

¿Te acuerdas?

Un día, mientras escribía Toda la verdad sobre las mentiras, una novela que bucea en mis recuerdos de los años 80 (y los reinventa), vi este cartel en una residencia de ancianos:




Más allá del valor terapéutico de ejercitar la memoria para conservar el cerebro en buena forma, me llamó la atención cómo los ancianos estaban haciendo algo muy semejante a lo que yo estaba haciendo, aunque con un propósito distinto, claro. Donde yo trataba de recordar lo que sucedía en los 80 para usarlo como material narrativo, ellos intentaban recordar su infancia. 

Y entonces se me ocurrió que a lo mejor ellos también se inventaban los recuerdos, y fantaseaban con ellos, o los modificaban para que les proporcionaran consuelo. 

Que acabó siendo, claro, uno de los temas de mi novela: cómo recordamos sólo las cosas que nos interesan, y de la forma en que nos interesa.


 

viernes, febrero 27, 2015

¡SEXO!

Y ahora que he llamado tu atención...

¡Qué tiempos aquellos en los que veíamos por la calle esos carteles con ese viejo truco! Ahora lo que llama la atención de la gente son otros estímulos, como ha detectado hábilmente esta empresa de albañilería:

(Foto cortesía de mi hermano)

Astutísimo. Bien jugado, amigos, bien jugado. Impecable.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...