domingo, diciembre 14, 2014

Toda la verdad sobre las mentiras, de José Antonio Palomares

José Antonio Palomares soy yo, y sí, el día 15 de enero sale a la venta mi novela Toda la verdad sobre las mentiras (ya se puede comprar), editada por Plaza&Janés. Mírala qué bonita:


Toda la verdad sobre las mentiras es una novela agridulce, como el Cerdo que da título a este blog, en la que cuento con una mezcla de humor y ternura la historia de una familia vista a través de los ojos del hermano mayor. Durante la novela la manera en la que el niño ve a su familia, y a todo lo que le rodea, va cambiando poco a poco. Y hasta aquí puedo leer.

No sale Bar Refaeli porque la novela está ambientada en los años 80 y entonces Bar igual ni había nacido. Sí, señora, puedo escribir cosas sin que se nombre siquiera a Bar (aunque creo que es la primera vez en tres años en que escribo algo de más de cien palabras en el que no se cita a Bar Refaeli). Pero sí sale Silvia Marsó, que entonces trabajaba en el Un, dos, tres y estaba muy estupenda (sigue estando, y siendo, muy estupenda).

En la novela hay verdades, mentiras, recuerdos verdaderos y falsos, fantasías, gente con parche, yogurteras, duelos implacables de canicas, delanteros tan buenos que sus jugadas parecen imposibles, mujeres con las piernas largas, palabras sacadas de Mortadelo y Filemón, un esqueleto, chapas, bicicletas, fotos familiares, perros con cara de malo, chupachups Kojak, películas de kung fu, monedas de cinco duros con el águila imperial, dónuts, seats supermirafiori, pastillas de jabón hechas a mano, amor verdadero, archienemigos y un burro llamado Sansón, entre otras cosas.

La novela está muy bien, creo yo (a mí madre le ha encantado, con lo que es mi madre para todo lo que no sea Faulkner), así que os pido con lágrimas en los ojos y cara de gatito que la compréis, la recomendéis a vuestros mejores cien amigos, la leáis, que hagáis algún comentario sobre ella por esos mares procelosos de internet o en la barra del bar, etcétera. Que me echéis una mano, vamos. Con lo que yo hago por vosotros a diario, a vosotros qué os cuesta. Bien poco. Venga, trato hecho.

Sed generosos (con la compra) y expansivos (a la hora de hablar de ella). Y tendréis mi eterno agradecimiento.

viernes, noviembre 28, 2014

Masajista

Creo que este es el mejor texto publicitario que he visto en años:



Hola, si te gustan o apasionan los masajes de calidad o deseas tener una experiencia nueva: sinceramente, creo que yo soy tu mejor opción.

Qué dos genialidades. Primero el "si te gustan o apasionan", y luego el "sinceramente, creo que soy tu mejor opción", que es al mismo tiempo arrogante y modesto, como si nos perdonara la vida mientras nos ofrece con humildad sus servicios.

Luego vienen un par de párrafos hablando de los masajes en plan filosófico en los que de pronto sospechamos que a lo mejor no estamos hablando del mismo tipo de masajes porque hay cierta, cómo podríamos llamarlo, cierta ambigüedad.

Pero de inmediato volvemos a la genialidad cuando la masajista se escribe a sí misma, entre otras cosas con un hallazgo espectacular: "mirada enigmática". A mí me habría gustado que la autora siguiera por ahí eternamente en vez de contarnos el catálogo de masajes que sabe hacer, que es bastante aburrido y tan largo que estás a punto de saltarte la parte en la que dice, de pronto: "Recibo sola y sin mirar el reloj. Te gustará y no te defraudaré".

Cáspita. Eran esos masajes más que los ayurvédicos.

miércoles, noviembre 26, 2014

Despierta el tigre que hay en ti

Ojalá hubiera tenido yo de niño este álbum de cromos:



Cuando en 1984 me enfrenté a un tigre en las calles de San Sebastián de los Reyes no tenía ni idea de cuál era la manera correcta de comportarme. Sólo las películas de Tarzán que ponían en Sesión de Tarde daban alguna pista sobre qué hacer.

Los niños de hoy ya saben que hay que parecer feroz, hacer movimientos amenazantes y gritar. Y darle con una piedra en la cara. ¡Toma, ja, ja, ja! Me encantaría ver qué sucede en el cromo 092.

lunes, noviembre 24, 2014

Doctor Livingstone, supongo

Livingstone fue un explorador escocés conocido por perderse en África y protagonizar un videojuego mítico (en realidad el protagonista era Stanley, pero esto es una licencia bloguera). También le da nombre a un tipo de té, más o menos:



Me hace gracia que Rooibos esté escrito perfectamente y el doctor no. Yo es que tengo un sentido del humor muy básico.


lunes, noviembre 17, 2014

Joyas de la Wikipedia: Amontillado

Hola, tengo una nueva adicción. Consiste en mirar entradas de la Wikipedia y reírme con lo que escribe la gente. Porque hay artículos delirantes. Y os lo digo yo, que soy un convencido de las bondades de la Wikipedia y un rendido admirador de Jimmy Wales. Vamos, que soy donante de la Wikipedia, tanto en conocimiento como en pasta pura y dura.

Pero hay cosas que dices: cómo está la gente.

Como el ejemplo que hoy presentamos: Amontillado.


Cosas que me hacen gracia:

"Esto normalmente es intencional, pero a veces pasa sin querer, y entonces se debe cambiar la etiqueta" 
Es muy grande esto de que a veces uno hace amontillado sin querer y entonces hay que cambiar la etiqueta de la botella. me gusta mucho esa especie de tono fastidiado de la redacción, de resignación por las desgracias que a uno le ocurren en la vida.
"Para su crianza se parte del vino fino, pero se deja que la levadura, la cual determina el gusto."
"Éste es el método más corriente, pero se puede usar la palabra para cualquier vino que sea entre el fino y el oloroso, aunque unos conocedores pongan ."

Dos largas frases producto de estar bebiendo amontillado mientras escribes la entrada sobre el amontillado.

"Estamos ante un vino recio, para acompañar carnes o chatear fuerte".

¡Chatear fuerte! Jajaja.

"También se puede tomar (…) con un puro habano en la sobremesa"
Maravilloso. La verdad es que la imagen mental que provoca es extraordinaria y clarísima. Un diez al redactor.

El pie de foto: Amontillado servido con aceitunas. ¡Ah, las aceitunas! ¿Por qué no se las cita como adecuadas para maridar con el amontillado?

viernes, octubre 24, 2014

La infancia de los creativos

Tengo muy pocas dudas de que el creativo que hizo este cartel pasó muchas horas jugando al Mortal Kombat:


¡Fatality!

Más allá de la cara de sádico del tipo que sostiene la columna, que es lo más llamativo, ¿la chica de la izquierda no le está rompiendo la espalda a su rival?

Recordemos todos juntos aquellos tiernos momentos de nuestra infancia:

miércoles, octubre 22, 2014

Dos genialidades

He visto en Tuiter dos genialidades, dos maravillas.

La primera, que le copio a Miguel Sureda, responde a una vieja táctica publicitaria:



Un restaurante chino con Cocinero profesional, sí. No os riaís de la ingenuidad, que Renault tuvo como eslogan por muchos años "Hacemos automóviles". ¿Será esta una astuta manera de decir que los demás restaurantes no tienen cocineros?

Segunda genialidad:



Esta foto de Roberto es una obra maestra de tal magnitud, un retrato tan acertado del país y sus gentes, que cada palabra que escribo palidece a su lado, incapaz de acercarse siquiera a la grandeza de la imagen. Así que aquí callo y os dejo que os recreeis.


lunes, octubre 20, 2014

Venta ambulante

Hay marquesinas de publicidad que hacen que la gente reaccione. Esta, por ejemplo, que parece muy inocente, indignó tanto a un hombre que provocó que contestara en la propia marquesina:



"Con lo que cuesta esta publicidad podrías darme un empleo y no vendería en la calle. Cabrones.
Menos comisión cabrones"

Eres vendedor ambulante y ves una marquesina que te toca la fibra sensible (¿será fibra sensible un eufemismo de "cojones"?). Y te indignas tanto como para escribir un texto. De este mensaje me parecen interesantes un par de cosas o tres (spoiler: son tres):

1) Comprobar cómo hay gente que aún piensa que se puede establecer un diálogo con un medio de comunicación, igual que cuando mi abuela le hablaba directamente a las malas de los culebrones ("podrías darme un empleo" vs "Eres una víbora, pero ya te pillarán, ya").

2) El argumento "Con el dinero que ha costado Cristiano Ronaldo se podrían construir dos colegios" sigue en lo más alto de la lista de los 40 Principales. A esto podemos añadir la sensación de que el trabajo es una dádiva, una limosna que se da a alguien como un regalo y no como contraprestación.

3) ¿No había más logos? Yo creo que tiene que haber hasta alguno repetido.

lunes, octubre 13, 2014

Jugar a la guerra

Sin ser yo nunca muy bélico, de niño tenía unas figuritas de plástico que representaban soldados de la II Guerra Mundial en diversas posiciones. Estaba el que ondeaba la bandera, el que se arrastraba, el que estaba con rodilla a tierra y apuntaba, el que apuntaba. Colocábamos las figuritas en donde fuera, este emboscado, este se arrastra a posiciones enemigas, este tiene la rodilla en tierra y adopta  posición de disparo (el de la bandera era inservible: sólo valía para que le pegaran un tiro).

El caso. Que el otro día fui a un chino y me encontré con un blíster con soldaditos de plástico. Y me llamó la atención porque contenía soldados de diferentes nacionalidades. Verbigracia:


Estadounidenses, ingleses, rusos… y canadienses.

Y me pregunté quién podría tener la idea de hacer soldaditos canadienses. ¡CANADIENSES! Y cómo será el niño que los elija para jugar. Ese niño recibe collejas todos los días en el recreo. Lo sabes perfectamente. El niño que elige el soldado estadounidense le da collejas y luego lo mira burlonamente, sin molestarse en decir: Yo no he sido. Y el niño de los soldaditos canadienses calla, y piensa: Algún día yo seré mayor y me pondré malo y tendré Seguridad Social y tú en cambio tendrás que mendigar para que te curen de tu enfermedad.

-Ya, muy gracioso, pero Lobezno era canadiense.
-Y Justin Bieber.
-Y Celine Dion.
-Y Jim Carrey, y Ryan Gosling. Y Rick Moranis y John Candy.

Cuidao aquí que los canadienses son más peligrosos de lo que parece. Armas de destrucción masiva. ¿Te imaginas que cada soldadito de plástico tiene la cara de uno de ellos? Igual son las fuerzas especiales de Canadá. O Los vengadores versión canadiense. Los Alpha Flight de ahora mismo. Si supiera usar Photoshop ahora mismo os hacía un montaje cambiando la cara de Sasquatch por la de Celine Dion.


A ver si el niño de los soldaditos canadienses va a ser al final el que dé tobas a los demás.

Actualización:

Mi amigo Jorge Amich ha hecho el retoque. ¡Viva!

 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...