domingo, mayo 22, 2016

Almohada eléctrica

Seguramente conozcan ustedes la historia del nombre de los automóviles Mercedes. La Historia, o la leyenda, nos cuenta que los automóviles Daimler eran distribuidos por un austriaco llamado Jellinek, que anotaba los coches con el nombre de su hija, Mercedes, y que consiguió la distribución exclusiva de la marca cambiando el nombre de Daimler a Mercedes, evitando así diversos problemas legales.

Sea verdad o no, aunque yo creo que la Wikipedia no miente nunca, hagamos un juego de agudeza visual. En menos de diez segundos, ¿cómo crees que se llama la mujer del fabricante de esta almohadilla eléctrica cervical?



¿Estará esta buena señora leyendo Toda la verdad sobre las mentiras?

Si has respondido que su mujer se llama Cervical, creo que te equivocas, pero tienes sentido del humor, enhorabuena.

En el Cerdo agridulce estamos muy a favor de que en los anuncios aparezca gente real si no puede salir Bar Refaeli o Gigi Hadid, así que por supuesto estamos rabiosamente a favor de esta señora que protagoniza el uso del producto en el salón de su casa, con ese maravilloso tapizado de sofás que logra que cualquiera de nosotros se pueda sentir identificado. Y naturalmente también estamos a favor de que protagonice el resto de productos de la gama, como esta almohadilla eléctrica rectangular que incita a posar en alguna posición sexy:



¿No odiáis cuando le dan tanto Photoshop a las fotos que las hacen irreconocibles? Esta era la foto original:


Qué pies más feos, sí, yo también me he fijado. Así no hay manera de vender almohadillas.


miércoles, abril 13, 2016

El caso de la mano perdida, de Fernando Roye

La editorial Sinerrata me proporcionó gentilmente un ejemplar de El caso de la mano perdida, de Fernando Roye. El resumen de lo que voy a contaros ahora es que me ha gustado y que deberíais comprarlo.


Como sucede en El secreto de las abejas, de Carlos Laredo, El caso de la mano perdida es una novela policíaca protagonizada por un peculiar guardia civil (es curioso cómo hemos ido recuperando a los agentes de la Benemérita como protagonistas de las novelas negras de nuestro país en lugar de como siniestros enemigos; el mérito primero, desde luego recae en Lorenzo Silva y su Bevilacqua). Pero los parecidos terminan ahí. Fernando Roye propone una historia más dura, ambientada en los primeros años del franquismo -hay incluso un cameo del Generalísimo- en el que no hay tanto humor y en cambio hay una crítica social que roza la amargura. Como sucede en otras obras de este subgénero que han empezado a llamar "rural noir", el paisaje es en gran medida metáfora de lo que sucede y marca el estilo de la novela; El secreto de las abejas transcurría en Galicia; este, en cambio, se ubica en un pueblecito de Sierra Morena.

El sargento Carmelo Domínguez, el "sargento hechizado" es un personaje que me parece redondo. Un padre de seis hijos, marido chapado a la antigua, que intenta trabajar lo menos posible y que tiene extrañas intuiciones -que quizá sea lo que menos me gusta de la novela; alguna deducción no está del todo razonada y hay que atribuirla a una "intuición"- que le permiten resolver los casos a los que se enfrenta.

Es también interesante el personaje que hace de Watson (para entendernos), el tiernísimo agente Benito Viedma, un joven con la cabeza llena de pájaros aficionado a las novelas policíacas, que supone un buen contrapunto con el veterano sargento.

Hay ya una segunda novela del sargento Domínguez y tengo mucha curiosidad por ver cómo evoluciona el personaje.

viernes, abril 01, 2016

Joyas de la Wikipedia: Cohecho

El cohecho es un soborno a una autoridad pública, ponte un juez, un alcalde, etcétera para que te favorezca. Por si no lo has entendido, te ponemos una imagen, una imagen simbólica, sutil, elegante:



Está marcándose un egipcio en toda regla, a pesar de que en realidad la expresión es más latina que egipcia. De hecho si te fijas en el párrafo en el que alude a la Antigua Roma puedes leer esto:

Ya, yo tampoco he entendido nada. No he cortado nada, es el tema completo, así sin anestesia ni notas a pie de página que te den alguna pista sobre a qué viene eso. Intrigas. Por qué dirá eso, qué intriga, valga la redundancia. Qué críptico mensaje estarán dando sin que nosotros nos demos cuenta. Qué dolor de cabeza. Por eso vuelvo a mirar la foto, que me reconforta porque la entiendo ferpectamente, y me pregunto de qué foto estará recortada:
Alguien necesita más práctica con la Herramienta Lazo, ¿eh?

¿Qué sentido tiene siluetear esta foto si no es para que no sepamos cuál es el lugar y circunstancias en las que se produjeron el cohecho o su representación simbólica? ¿El Real Madrid amañando el sorteo de Champions? ¿Carmena aprobando los trajes de los Reyes Magos? ¿Dios recibiendo el pago de uno de mis archienemigos a cambio de joderme la vida?

lunes, marzo 21, 2016

Es cosa de lerdas

Vas paseando y de pronto te encuentras con esto:


Ah, el misterio. Cómo nos gustan los misterios en esta santa casa. Más que a un tonto un lápiz. De dónde vendrá esa expresión de los lápices y los tontos, cuál será la reacción. El caso. ¿Qué es cosa de lerdas? En Tuiter no tenemos pista, sólo hay este mensaje con ese hashtag:
A lo mejor es un hashtag fallido. A mí me ha pasado a veces. Escribes un hashtag pensando que lo vas a petar y pasa desapercibido porque a Edans no le interesa y no lo retuitea. Y tu gozo en un pozo.

A lo mejor no hay que buscar en Tuiter sino en Instagram. Pero no vas a encontrar nada, ya he mirado.

¿Te imaginas que en realidad querían escribir #escosadenerds , que sí que hay muchas cosas y han fallado? Eso sí que sería de lerdas. O de lerdos.

Yo prefiero pensar que es un hashtag que se va a repetir en las paredes del barrio, y que mañana encontraré otra pintada con el mismo hashtag, en una especie de red social analógica que vive de la nostalgia de cuando no había Tuiter en nuestra vida.

También es posible que el lerdo sea yo y el hashtag sea #cosadelerdas y tenga más cosas. Todo es posible, qué mundo tan hermoso este.

jueves, marzo 10, 2016

Han salvado nuestro matrimonio

He visto este banner y le he hecho captura de pantalla porque me encanta:




Un matrimonio que llevaba durmiendo en cuartos separados 10 años. Era una lenta, muy lenta, lentérrima agonía. Si no llega a ser por Snorestopper ese matrimonio habría durado como mucho 25 años más.

El señor que sonríe no sé si es un médico o el marido (que puede ser médico).

miércoles, marzo 09, 2016

Qué cosas habrán visto esos ojos



Parece un mensaje lleno de calma, sereno y mesurado, pero entre líneas se puede distinguir una terrible angustia y desesperación.

domingo, febrero 28, 2016

Cajas fuertes

López e Hijos es una empresa familiar (¡nunca lo hubiéramos sospechado!) dedicada a la venta de cajas fuertes, como se puede ver en el dibujo pintado en la fachada de su local:


A riesgo de parecer un patán y un ignorante en el tema de las cajas fuertes (que lo soy), ¿eso no se parece más a una moto que a una caja fuerte? A lo mejor hay cajas fuertes con forma de motos, ya digo que no soy un experto. O a lo mejor este tipo de motos se llaman cajas fuertes, igual que otras se llaman chopped, que a simple vista es igual de raro. ¿Qué tendrá que ver un ingenio mecánico con el fiambre?

Pero bueno, yo en realidad venía a hablar de otra pintura en la pared de López e Hijos, un anuncio maravilloso por el que no pasan los años:


En realidad sí pasan, claro. Me hace gracia la ingenuidad del anuncio, como si ahora los niños no vieran la televisión por otros medios, con los móviles, las tablets o robando televisiones de las tiendas tras romper un escaparate aprovechando una turbamulta provocada por los disturbios provocados por la represión policial en un barrio marginal.

Aunque claro, no sé cuánto puede llevar ahí este anuncio, pero si nos fijamos en las rodilleras del niño y en las antenas de la televisión que transporta la madre, y en el mono que viste, o está hecho en los años 80 o al menos ambientado en esa época. Y eso siempre es bonito. Porque los ochenta molan, está científicamente demostrado.


martes, febrero 23, 2016

Una tienda condenada al fracaso

Algo había que me retraía de entrar en la tienda, algo inexplicable, que no podía definir.




jueves, febrero 18, 2016

Prohibido fijar carteles

No sé si a ustedes les pasaba lo mismo que a mí, que flipaban con ese mensaje que estaba rotulado en muchas paredes: PROHIBIDO FIJAR CARTELES. RESPONSABLE LA EMPRESA ANUNCIADORA.

Pero a ver qué les parece esto:



Pegar un cartel de Prohibido fijar carteles y al lado una impresión de una foto de un cartel de Prohibido fijar carteles. Metacartelismo. La historia dentro de la historia, las autorreferencias, los episodios de El Ministerio del Tiempo, los gags de Aterriza como puedas, la foto que encontré el otro día:


Los guiños. Cómo disfrutamos en este blog de los guiños, si no se han convertido en un tic.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...