domingo, agosto 21, 2016

Canciones que nos jodieron el cerebro: Speedy Gonzales

(Este artículo forma parte de una serie sobre canciones que destruyeron nuestra moralidad iniciada en Canciones que nos jodieron el cerebro: El jardín prohibido)

Speedy Gonzales. De niño era uno de los dibujos que menos me gustaban de la Warner, vamos a decir toda la verdad. Pero me gustaba. Un ratón muy rápido que iba gritando ándale ándale arriba arriba. Era vagamente español para mí, claro. Pero me fastidiaba que fuera una especie de Correcaminos menor. Yo prefería que Silvestre se enfrentara a Piolín en vez de a Speedy.

Pero estoy divagando, porque yo no quería hablar de los dibujos de Speedy, sino de la canción de Speedy Gonzales. Sí, hombre, la que decía Lalalá Speedy Gonzales, guachi guachi guachimore, laaaaaalalalalala.



La canción es del 62, pero la ponían en M-80 cada veintitrés minutos en los bellos años 80. Fue un éxito brutal para Pat Boone, conocido por... bueno, por Speedy Gonzales. No, es broma, el tipo tenía mucho éxito en los 50, lo dice la Wikipedia.

El caso. La canción habla de las andanzas del ratón más rápido de todo México, y usa al legendario Mel Blanc (todos en pie) para ponerle la voz en la canción. Lo que pasa es que lo que cuenta no es lo que te esperas. Resulta que como cantaban en extranjero, de niño yo no sabía lo que contaban. Y tú tampoco, no vayas ahora de guays. Pero ahora SÍ LO SABEMOS. Vamos a ver la letra.

Primero comienza un narrador, que interpreta Pat Boone:

It was a moonlit night in old Mexico. 
I walked alone between some old adobe haciendas. 
Suddenly, I heard the plaintive cry of a young Mexican girl.
Laaa-lalaaaaaaaá...

(Era una noche iluminada por la luna en el viejo México. Caminaba solitario entre algunas casas de adobe. When de repente, oí el quejumbroso grito de una joven mexicana.)

Primera sorpresa. Resulta que el lalalá no lo cantaba Speedy Gonzales, como yo siempre creí, sino una chica. No, no era Massiel. Era una chica que lloraba.

You better come home, Speedy Gonzales
Away from tannery row
Stop all a your a-drinkin'
With that floozy named Flo

(Será mejor que vuelvas a casa, Speedy Gonzales, lejos de la taberna. Deja de beber -darle al frasco- con esa putilla llamada Flo)

¿PERDONAAAAAAA? ¿Putilla? ¿Speedy Gonzales emborrachándose con una golfa? ¿Pero en qué momento esta canción romántica sobre un héroe infantil se ha transformado en la historia de un sinvergüenza?

¡Un momento! Beber, lalalá... Quizá al final la chica que cantaba sí fuera Massiel, tengo que comprobarlo.

Sigue la canción con la mujer o la novia de Speedy quejándose amargamente:

Come on home to your adobe and slap some mud on the wall 
The roof is leakin' like a strainerThere's loads a roaches in the hall 
Speedy Gonzales, why don't cha come home?
Speedy Gonzales, how come ya leave me all alone? 
(Vuelve a casa con tu adobe y echa un poco de barro en la pared. El suelo techo rezuma como un colador y hay montones de cucarachas en el recibidor. Speedy Gonzales, ¿por qué no vuelves a casa? Speedy Gonzales, ¿por qué me dejas sola?)

Toma retrato costumbrista de las casas mexicanas. Parecía una canción alegre y estamos en mitad de un drama victorhuguesco con un tipo que se va de putas mientras su casa se cae a pedazos. Ella quiere que él vuelva a que arregle la casa. Y le apela con nombre y apellidos. Como tu madre cuando te llama para echarte la bronca.

-Speedy Gonzales, ven aquí ahora mismo.
-No, que me das con la zapatilla.

Speedy se defiende con la voz de Mel Blanc:

"Hey, Rosita - I hafta go shopping downtown for my motherShe needs some tortillas and chili peppers."
(Eh, Rosita, tengo que ir a comprar cosas para mi madre. Necesita tortillas y chili)

Razonable. Pero ahora tú y yo sabemos que lo que va a hacer es otra cosa:



Sí, Amparo, hay gente que se dedica a dibujar a Speedy Gonzales tirándose a una ratona. Que por otra parte está bastante buena. En fin. Hay gente para todo. Imagino que Speedy se correrá también muy rápido (patumtssssss).

Os dejo cinco minutos para que busquéis a Bugs Bunny follando, al Pato Lucas follando o a Mickey Mouse follando.

Seguimos. Rosita continua su desgarrada queja:

Your doggy's gonna have a puppy
And we're runnin' outta Coke
No enchiladas in the icebox
And the television's broke
I saw some lipstick on your sweatshirt
I smelled some perfume in your ear
Well if you're gonna keep on messin'
Don't bring your business back a-here
(Tu perro va a tener un cachorro y se nos acaba la Coca. No hay enchiladas en la nevera y la televisión se ha roto. He visto lápiz de labios en tu camisa y he olido perfume en tu oreja. Si vas a seguir por el mismo camino, no vuelvas por aquí)

Después de lo que sabemos de la vida secreta de Speedy Gonzales, que Rosita diga que se le acaba la Coca y que su perro va a tener un cachorro, ¿no os parece sospechoso? Como si fuera un código en el que Coca es coca y el perro va a tener un cachorro significa que ha encontrado comprador para la heroína. No digo que sea; digo que puede ser.

Luego Rosita sigue con sus celos. Que si Speedy huele a fulana, que si tiene la camisa con carmín. Pero bueno, qué le vamos a hacer, los hombres y los ratones son así, de manera que Rosita vuelve a cantar el estribillo para que Speedy vuelva a sus brazos. Y Speedy le contesta:


Mmm, Speedy Gonzales, why don't cha come home? 
Speedy Gonzales, how come ya leave me all alone?
"Hey, Rosita - come quick
Down at the cantina they giving green stamps with tequila!!"
(Speedy Gonzales, ¿por qué no vuelves a casa. Speedy Gonzales, ¿por qué me dejas sola? ¡Rosita, ven rápido! ¡En la cantina dan sellos verdes con el tequila!)

Speedy decide abandonar todo fingimiento y admitir que está bebiendo tequila, pero por una buena causa: conseguir cupones descuento para productos del supermercado. Si de pronto descubrimos que esta canción la ha escrito Donald Trump no nos sorprendería nada. De hecho ahora la pregunta es: ¿por qué Donald Trump no ha elegido esta canción como himno de campaña en vez de esas otras que le han pedido que no ponga en sus mítines?

Speedy Gonzales. Un héroe pequeñito que contaba sólo con su velocidad. Y resulta que según la canción era un borracho y un mujeriego. Luego que si hemos salido raros. 

Qué vergüenza, ¿no?

¡Pues no se vayan todavía, que aún hay más! (ojo no descubramos que este otro ratón también tiene un oscuro secreto: ¿a qué se refería con eso de supervitaminarse?)

El éxito de la canción de Speedy Gonzales hizo que la cantaran en español. El cantante mexicano Manolo Muñoz la interpretó y, como era de esperar:


La voz de la chica mexicana que dice lalalá la hizo él, en falsete (personalmente estoy a favor) y en la letra Speedy bebe, sí, pero porque Rosita le ha dejado. 


¡Habráse visto semejante golfa! Ha tomado muchos tragos porque Rosita le dejó. Él no le teme a nada pero esta vez sí lloró. Rosita le perdona y tal, pero cuando le dicen que se tiene que casar con ella, Speedy sale corriendo. ¡Ándale, ándale, arriba, arriba!

Esto ya es otra cosa. Queda a salvo el honor de nuestro héroe. Sólo falta un beso de Rosita. Que le dan en esta versión demoniaca en forma de cumbia:



Mi recomendación es que visitéis la sección de comentarios, porque allí os enteraréis de que la chica que hace de Rosita en el videoclip es Laura Zúñiga Huizar. Qué mona, ¿eh? Pues resulta que unos meses después de rodar el vídeo fue detenida por narcotráfico, porque estaba relacionada con el cártel de Juarez. 

Vaya, vaya... Al final resulta que Speedy Gonzales era el bueno de la pareja...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...