miércoles, febrero 21, 2007

Polvaredas

El otro día salía en los periódicos que hay múltiples protestas por un anuncio de Dolce&Gabbana. Según el Instituto de la Mujer, la campaña alienta la violencia machista, al mostrar a un hombre que sujeta violentamente a una mujer postrada mientras otros cuatro hombres observan la escena con indiferencia. Con la que está cayendo, pensé, hace falta tener muy poca sensibilidad. Y luego vi el anuncio, que es este:


Igual es que yo soy hombre y poco sensible, pero yo aquí no veo una incitación a la violencia machista, sino el comienzo de una escena porno. Digo que es el comienzo porque todos van vestidos. Vamos, que lo que yo veo es que se la van a follar uno detrás de otro. ¿Con violencia? Pues yo creo que no, ella tampoco parece muy angustiada; la indiferencia de los otros hombres es marca de la casa en la publicidad de moda, no sé por qué esa obsesión en que los modelos parezcan maniquíes sin vida, no lo entiendo.

Como soy consciente de mis limitaciones a la hora de valorar el machismo, le pregunté a Rebeca qué pensaba del asunto, y me dijo que ella sí se estaba resistiendo, por la posición de las piernas; y que la escena era una fantasía sexual de muchas mujeres (y que suya no, apartaos, buitres). Y que lo que estaba buscando descaradamente D&G era la polémica por la polémica. Como cuando Benetton sacaba a un cura y a una monja besándose, dijo.

No sé. Quizá. Lo que parece es que es muy fácil que se desate la polémica a poco que toques las teclas adecuadas, incluso en un caso como este en el que me cuesta ver la violencia. Es el típico caso en el que levantar polvareda es útil tanto a los que protestan (el Instituto de la Mujer aparece en los papeles haciendo algo) como al provocador (por dos duros de publicidad salen en todos los telediarios, gratis). A veces parece que se alimentan mutuamente y que los unos sin los otros no tendrían sentido, y me imagino a los de D&G buscando temas polémicos para poder tocarlos, algo fácil de encontrar porque algunos temas son tabúes para la publicidad, aunque no para otras manifestaciones culturales (iba a poner un vídeo del bofetón de Glenn Ford a Rita Hayworth en Gilda, pero no lo he encontrado; y ya sé que eran otros tiempos, pero el bofetón sonaba más que en este anuncio y no veo organizaciones protestando porque pongan la película en la tele). Una vez más la corrección política amenaza con ahogarnos.

Casualmente, el mismo día en que saltaba esta polémica, también saltaba otra: una asociación de enanos denunciaba a Telecinco por un capítulo de Aída en el que se burlaban de los enanos. Parece ser que en el episodio se dijeron barbaridades como estas:
¡Los enanos no son de fiar!

¿Tú le has visto? ¡Si parece un repuesto del futbolín!

Te estoy guardando los fascículos de las Casas de Muñecas. Lo digo por si tu hijo alguna vez quiere independizarse.
Ya ves, reírse así de la gente sólo por su altura. Si se hubieran reído -como hacen en todos los episodios- de los calvos, o de los gordos, o de los yonquis, o de las putas, o de los maricones, o de los fachas, o de los empollones, o de la gente del extrarradio, pues no habría problema, pero es inaceptable que se burlen de los enanos. La productora se defiende diciendo que todas estas frases vejatorias las pronunciaba un personaje deleznable, Mauricio, para que las frases retrataran al personaje, y no a los enanos. Pero, como dice la asociación, "no se puede tolerar que con la excusa del humor" se permita que estos ciudadanos sean objeto de bromas. Que digo yo que qué entenderá esta gente por humor. Telecinco ha reaccionado diciendo que han tomado medidas para que esta situación no vuelva a repetirse. Imagino que habrá un representante de Telecinco repasando el guión para detectar chistes ofensivos, limándolo hasta conseguir que Aída se transforme en Médico de familia.

Supongo que Dolce&Gabbanna ha tomado buena nota y estará preparando otra campaña de publicidad, protagonizada por enanos. Enanos atados a una cama de hospital, haciendo huelga de hambre, por ejemplo.


13 comentarios:

Cayetana Altovoltaje dijo...

Si esta sociedad no estuviera enferma, se podrían utilizar la violencia, el sexo, las fantasías o cualquier cosa simplemente como imagen, símbolo o reclamo publicitario.
Me parece que no son las vallas publicitarias las que incitan a nada.

Angua dijo...

Totalmente de acuerdo con Rebeca, es una fantasía de las mujeres que nos fuerce un tío buenísimo, y si son varios, pues no te digo nada. Tiene que ser a la fuerza, que no somos unas guarras, eh? :)

Con ese insight es facilísimo hacer un anuncio, que fascina como la mirada de la cobra, y que ya sabían ellos que por dos duros lo verían millones de personas gracias a la polémica.

Mucho listo es lo que hay.

malenasintango dijo...

Hay veces que añoro los anuncios de Pascual. Al menos, sabes lo que pretenden vender: leche, mantequilla, natillas... Seré un poco palurda, pero D&G sólo me suena a bolsos y cinturones que venden los negritos en los mercadillos. Así que quizás para desprenderse de ese tufillo de copia buena, bonita, barata, han encargado a sus creativos que hagan una campaña rompedora. Tan rompedora que se han limitado a una foto polémica. Se sigue sin ver lo que venden: glamour, abdominales, rouge de labios, productos para depilación masculina ... No sé. Hay veces que el consumismo estúpido y la compra de una marca por el estatus social que presupone, me enerva. Lo dicho, la leche blanca y en botella.
Por otro lado, ya sabes que no se dice enano, se dice persona bajita o de altura no normalizada. Igual que no se dice ciego, sino invidente; autista, por personas con autismo; paraplégico por persona con minusvalía ... y así hasta la eternidad. Pensamos que con cambiar las palabras cambiaremos la sociedad y no es así. La economía del lenguaje es una cosa (las palabras no son buenas ni malas, sino es la intención lo que daña o cura) y lo correctamente político es otra. Últimamente parece que esta sociedad prefiere romper el espejo para no ver reflejado su cinismo, en vez de sanarlo con una buena dosis de sentido común.

malenasintango dijo...

Hay veces que añoro los anuncios de Pascual. Al menos, sabes lo que pretenden vender: leche, mantequilla, natillas... Seré un poco palurda, pero D&G sólo me suena a bolsos y cinturones que venden los negritos en los mercadillos. Así que quizás para desprenderse de ese tufillo de copia buena, bonita, barata, han encargado a sus creativos que hagan una campaña rompedora. Tan rompedora que se han limitado a una foto polémica. Se sigue sin ver lo que venden: glamour, abdominales, rouge de labios, productos para depilación masculina ... No sé. Hay veces que el consumismo estúpido y la compra de una marca por el estatus social que presupone, me enerva. Lo dicho, la leche blanca y en botella.
Por otro lado, ya sabes que no se dice enano, se dice persona bajita o de altura no normalizada. Igual que no se dice ciego, sino invidente; autista, por personas con autismo; paraplégico por persona con minusvalía ... y así hasta la eternidad. Pensamos que con cambiar las palabras cambiaremos la sociedad y no es así. La economía del lenguaje es una cosa (las palabras no son buenas ni malas, sino es la intención lo que daña o cura) y lo correctamente político es otra. Últimamente parece que esta sociedad prefiere romper el espejo para no ver reflejado su cinismo, en vez de sanarlo con una buena dosis de sentido común.

Ligasalsas dijo...

Pues yo creo que los otros tres tíos no miran a la chica sino al chico. Fijaos en el que está a la derecha, es alevoso. Además vienen todos sudados o pringados de aceite. Más alevoso.

La chica no tiene cara de resistirse sino la típica cara de "quítate que veo el tomate" mientras el de las gafas le hace de rabiar.

Yo diría que están casados.

Anónimo dijo...

Estoy hasta el moño que no tengo de asociaciones quejicas. El día que tengan que protestar por algo les va a pasar como a Pedrito y el lobo. Lo que me ha llamado la atención es cómo se llama la de los enanos: ALPE. Eso sí que es una jugarreta bien... grande.

Carmona Dixit.

La reina de la miel dijo...

A mí lo que me llama la atención es que la chica se resista enérgicamente a la opresión del maromo con la cadera taaan primorosamente levantada, que a poco más y hace el pino puente, oigan, ejem...¡A ver si ahora no se va a poder solazar una con una fantasía femenina de toda la vida sin que la tachen de retrógrada,leches!

Luisru dijo...

Jo, qué finalazo el del post. Hace poco estuve reflexionando en las pelis antiguas en las que hay bofetones a mujeres (es que me aburro mucho en el metro)y me salen muchísimas y nadie nunca ha dicho que 'Eva al desnudo' o 'Hiroshima mon amour' o 'Vivamente el domingo' o 'Stromboli' o 'Un tranvía llamado deseo' inciten a la violencia machista. Si seguimos así, en 'Humor amarillo' no dejarían concursar a mujeres porque los del laberinto del Chinotauro son hombres. Asco de corrección política.
El anuncio me parece fálsamente escandaloso, como bien dices, hecho para salir en todos los telediarios y en la portada del Qué¡.

José Antonio Palomares dijo...

Muy risueños os veo a todos. Pues sabed que nos puede caer un puro por vuestros chistecitos, por fomentar al odio o algo (Lo de ALPE demuestra que hay gente con un sentido del humor muy retorcido en la asociación, ya lo decía Mauricio en esa frase chanante: los enanos no son de fiar).

Malenasintango: yo sí creo que el lenguaje puede cambiar la sociedad; el lenguaje no es inocente y usar unas palabras u otras cambia la percepción. Lo que pasa es que es verdad que hay ejemplos que son absurdos y no valen para nada excepto para demostrar los remilgos de la sociedad. Y relacionado con el tema: ¿no odiais la expresión "violencia sectaria"?

Anitab dijo...

La verdad es que odio tanto esa frase como la que reza "el fútbol es así"... Lo del anuncio, se le da demasiada importancia. Soy mujer y no me siento insultada. Además si algo no me gusta paso de consumirlo y ya está. Me insulta más el anuncio que sacó Burger King en el que promocionaba ua hamburguesa sólo para hombres porque las mujeres ya se sabe que sólo comemos lechuga.

danirus dijo...

Excelente, el anuncio, el análisis, los comentarios, especialmente el de Angua: "Tiene que ser a la fuerza, que no somos unas guarras, eh? :)"

Qué diferencia hay entre un anuncio con imágenes violentas, una película con imágenes violentas y un telediario con imágenes violentas. Dónde se han sacado la licencia los dos últimos para que no los persigan.

venusina dijo...

A mí me parece que es muy ambiguo. Mucho metrosexual y no todos miran a la chica. Creo que lo que quisieron era hacer polémica, tenés razón.
Saludos

JohnyFK dijo...

Yo la verdad es que pienso que en la sociedad de hoy en día abunda el histerismo. El interés de estas asociaciones que defienden ciertos colectivos es justificar su existencia y por eso a cualquier cosa le quieren buscar las cosquillas, aunque sea una tontería. Esto ya se pasa de surealista. A veces me siento como un personaje de una película de los hermanos Marxx

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...