viernes, junio 08, 2007

Haz el amor y no la guerra

Aunque parece ser que lo que pretendía en realidad el gobierno de EEUU era hacer la guerra y no el amor, pero no lo tenía muy claro. A lo mejor es que para los americanos lo uno conlleva lo otro. Ya sabéis, del amor al odio sólo hay un paso y cosas así. Por eso, cuando quieren hacer la guerra hacen el amor. O hacen el amor para hacer la guerra. O, más bien, para ganarla y tal.

¿Que de qué demonios estoy hablando?

Está bien. Me explico.

Leo una increíble noticia en Meneame.net con el siguiente titular: Bomba Gay en EEUU. Será una broma, me digo. Un chiste. No, señores, es una noticia de verdad. Y es que resulta que en unos papeles recién desclasificados del gobierno de EEUU se ha encontrado información inédita sobre el desarrollo de tecnología armamentística hace trece años en este país y entre los múltiples inventos que se intentaron desarrollar está este: La Bomba Gay.

Aunque parece una idea sacada de una película de Pajares y Esteso, la triste realidad es que el ejército de EEUU invirtió realmente en investigación para crear una bomba gay, con la cual hacer que los soldados enemigos se encontraran irresistibles los unos a los otros. El plan de la también llamada "Love Bomb" incluía un agente químico afrodisíaco que provocaba una oleada expansiva de comportamientos abiertamente homosexuales entre las tropas enemigas, causando los que los militares denominaban un "desagradable pero no mortal" decaímiento de la moral.

Pero..., esto..., de verdad... ¿esto va en serio?

O sea, ¿cuánto dinero se habrán gastado en investigar este tema? Pues no lo sé seguro (aunque en el artículo hablan de 7,5 millones de dólares), pero bastante porque los tipos no se limitaron a quedarse aquí sino que fueron más allá. Continuo leyendo el artículo y descubro que también sopesaron otras posibilidades:

1.- Desarrollar una sustancia química que provocase una fuerte y tremendamente duradera halitosis en el ejército enemigo. De esta forma podrían identificarlos aún cuando se hiciesen pasar por civiles.

2.-Crear una bomba a la que llamaron "¿Quien? ¿Yo?" que simulaba flatulencias en las tropas enemigas, aunque desestimaron esta idea porque en algunos países del mundo los olores fecales no están mal vistos y, por lo tanto, no era tan efectiva.

3.-Atraer con sustancias químicas a ratas gigantes cabreadas sobre los enemigos y allá se las vieran ellos.

4.- Idem pero con avispas.

Es que lo leo y no lo creo. Es como si tuviera abierto un tebeo de Mortadelo y Filemón y el Profesor Bacterio estuviera haciendo de las suyas. Es que ya me estoy imaginando el brainstorming de los mandamases del ejército:

-Yo propongo que les enviemos una onda destructiva que inutilice todos sus cinturones y cuando se les caigan a todos los pantalones les señalamos y nos reímos de ellos.
-Yo propongo crear una super raza de piojos mega-hiper-desarrollados y cortar sus suministros de Filvit Champú.
-Pues yo que surquemos su espacio aéreo con nuestros cazas y cuando estemos sobre ellos les bombardeemos con una oleada de pirañas agresivas.
-Eso no vale, porque sin agua las pirañas se morirían.
-Entonces creemos una raza de pirañas que puedan sobrevivir sin agua.


¿Es que acaso estas propuestas son menos serias que las anteriores? En fin, que yo no conozco a ningún mandamás del ejército de los EEUU, pero si tuviera la oportunidad de cruzarme con uno de ellos le aconsejaría que se hiciese con esta joyita de estrategia militar:



Estoy segura de que, ya puestos, obtendrían mejores resultados.

8 comentarios:

Tartamundos Trotamudo dijo...

juas juas juas

Muy bueno, Rebeca.

La realidad supera a veces a la ficción y todo eso.

Aporto mi "Yo propongo":
Yo propongo que les lancemos bombas que cuando estallen desplieguen millones de botellas de bourbon de Kentucky para que se emborrachen y al hacerles la prueba de la alcoholemia podamos entrullarlos.

césar desde el canal dijo...

En realidad casi casi estoy curado de espanto, desde el momento en que reeligieron a Bush.
"El tonto más peligroso del mundo", como fue definido por Gore Vidal.
El auténtico problema es que allí arriba tienen el poder de hacer realidad sus ideas más descabelladas. Y ahí es cuando llega el horror. Hay tantos y tantos ejemplos, los que sabemos y los que desconocemos, que aterra. Acaba uno teniendo que endurecerse. Pero eso no significa que se adormezca o se vuelva "nerd".

Ricardito dijo...

juasjuasjuas...ay! que me estroncho! Y al Instituto Nacinal del Cancer le Estan quitnado casi el 15% del presupuesto. Bueno, eso si, hay que reconocerlo, que hace trece años estaba Clinton y no Bush, y en esa epoca, tras lo de las tabacaleras, tenian dinero para tirarlo por el water sin remordimientos.

Crónicas de Sepelaci dijo...

Noticia vieja, compañera...

Hace varios meses que escuché semejante barbaridad. Lo que me preocupa ahora es ¿en qué terrible arma estarán ahora trabajando los cerebros del Pentágono? ¿Una lanzadora de leche agria? ¿Conversores de agua en vino de Rioja, asesorados por mister Ansar?

Misterio, misterio...

Un saludín

José Antonio Palomares dijo...

Están locos estos romanos.

Luisru dijo...

Jajaja, es buenísimo. Me ha encantado la bomba flatulenta (¿una bomba fétida de las que todos hemos usado en clase pero mucho más potente?). Por favor, ahora que alguien se curre una lista de países en los olores fecales no están mal vistos. ¿España está incluída? Porque, en cunato hace el calor, hay que ver cómo huele el metro por las tardes.

César desde el Canal. dijo...

En muchos países no es que dejen de estar mal "olidos" los olores fecales, si no que son tan habituales que forman parte del paisaje olfativo que nos guardamos desde chicos, de modo que se perciben menos, y por la costumbre resultan menos molestos.
Imagínate nacer en un pueblo del interior de Asia, junto a un río, y que cada año, con la llegada del monzón, la mitad de las fosas sépticas rebosen, y tengas que saltar por los bordes de las casas para no ensuciarte con el agua que corre por las calzadas. Si no tienes donde evacuar, y siempre se ha hecho en la parte de atrás de tu casa, dejará de parecerte vergonzoso escuchar y oler, y desde luego no te sorprenderá encontrar sorpresas. Que pueden ser tuyas.
No es que guste. Es que no sorprende.
En otros países no sorprende follarse a los animales. Y en otros no nos indigna declarar las corridas la fiesta nacional.
Es una cuestión de relativismo cultural.

Cayetana Altovoltaje dijo...

Yo propondría poner a Ánsar al mando del ejercito enemigo. Quien los viera todos beodos intentando salir de la jungla.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...