martes, junio 05, 2007

El Club Filosófico de los Domingos

Compré El Club Filosófico de los Domingos, de Alexander McCall Smith, en uno de esos saldos del Carrefour o de el Corte Inglés o algún otro supermercado. Es una costumbre malísima que tengo, ya he hablado de ello otras veces, pero es que soy incapaz de resistirme a un libro en tapa dura que cuesta cuatro euros cuando aún tiene la pegatina con su precio anterior de dieciocho (y de hecho se sigue vendiendo a 18 aquí, por ejemplo).

A bote pronto este libro tenía buena pinta. Su autor es conocido por crear una serie policíaca con la primera mujer detective de Botswana, de la que he oído hablar muy bien -no he leído ningún libro-. Este que nos ocupa era el primero de una nueva serie sobre una detective filósofa. Porque ahora los libros de serie negra ya se planifican como integrantes de una serie protagonizada por un detective singular, de manera que cada vez más los nuevos detectives parecen creados en una mesa de diseño más que en la mente del autor. Pero a lo que iba, que el libro pintaba bien: nuestra filósofa, Isabel Dallhousie, está en la ópera cuando de pronto alguien cae desde el palco y se mata en el patio de butacas. Isabel, que es una entrometida, empieza a investigar y... Y nada. No sucede nada. A este prometedor comienzo con un personaje principal interesante le siguen doscientas cincuenta páginas de nada, paseos y divagaciones que no llevan a ningún sitio. Ni hay un misterio que deba ser resuelto ni el autor nos ofrece un retrato afilado de la sociedad ni leches. Por no haber no hay siquiera un Club Filosófico de los Domingos por mucho que el título lo prometa: se habla de vez en cuando de él, como la tertulia a la que acude Dallhousie los domingos, y uno está esperando ese momento en el que Isabel se reúna con sus amigotes y se resuelva todo... Y no aparece. Es tan frustrante que uno piensa: ¿por qué no le habrán llamado al libro El caso de pudding de chocolate, que tiene la misma relevancia que el Club Filosófico de los Domingos para la trama?

En fin, muy decepcionante. Tanto como para quitarme las ganas de leer los restantes títulos de la serie. Y tanto como para que me mantenga alejado de la otra, la de la detective de Botswana. Ya dije hace poco que estaba teniendo mala suerte con la novela negra de los últimos años. Esto no lo arregla.

15 comentarios:

Ricardito dijo...

Una excelente razon para tener esperando al publico la salida de : "Fuco Lois 2, El Rettonno". Eso si que deja el pelo de puntajcarpia.

Jaime dijo...

Pues yo me compré el de la detective de Botswana hace poco. Está por ahí apilado, ya te diré algo. Si no me gusta nada, diré que es genial, para vengarme del mundo entero.

Cayetana Altovoltaje dijo...

Yo acabo de leer el de la detective de Botswana. Muy fácil de leer, gracioso, pero nada como para entusiasmarse. Por lo menos sí que resuelve algún caso :D

Luisru dijo...

Pues yo vi este libro en la sección de ofertas de El corte inglés (a la que le dediqué un post hace siglos, por cierto, y perdón por la autopropaganda)
http://elcallejondelosgatos.blogspot.com/2005/12/que-lleguen-las-rebajas.html, y no me lo compré aunque me llamó mucho la atención el título. Opté por 'Titus Groan', de Mervin Peake, que aun no he leído, pero que he visto recomendado en algún que otro sitio. Espero que no me decepcione tanto como a tí este.
Esto de los saldos es lo que tiene, a veces encuentras joyas y otras... Saldos.

César desde el Canal dijo...

Siento la interrupción.
Pero después de encontrarme con Lorenzo Lamas en "La hora chanante", y con el remanente del blog anterior, me decidí a buscar. Y el que busca, encuentra.
¡Ala, a gozarla!
http://www.youtube.com/watch?v=v622WMzULno

Ricardito dijo...

Jaaarrl!!!: "Otto, a comer tu dog Chow"; el Rey de las Camas; Banesto cuando aun estaba Mario Conde, miles de anuncios de coleccionables que nadie quiere despues de la primera entrega (seria Septiembre u Octubre, ?no?)... El tipo de la pintura Bruguer que me recordaba a Javi con su gesto de "yuquese"... jurjurjur, cuantos recuerdos.

José Antonio Palomares dijo...

Uf, qué daño me ha hecho ese vídeo. GENIAL! la interpretación de Lorenzo Lamas en ese plano corto, cuando levanta resignado los brazos.

Fijaos en una cosa que va al caso con lo que hablábamos en la entrada anterior: duración de una pausa publicitaria en 1987: 4 minutos. Igual que ahora, ¿no?

Ricardito dijo...

Y las pausas de antes eran tambien menos frecuentes (interrumpian menos las pelis).

Noticia curiosa (que seguro que vosotros ya dominais, pero...): http://www.elmundo.es/elmundo/2007/06/06/comunicacion/1181144105.html?a=8bff5ba736008f8f2c4b45d5e4baf587&t=1181156341

Rebeca Rus dijo...

Sólo añadir que yo también me llevé una gran decepción cuando leí este libro. Y sobre todo me dio mucha rabia: el autor tenía caso, protagonista, un título chulo y una ambientación distinta (Edimburgo) y el resultado es una novela sosa, sin intriga ni ganas de saber qué pasa al final, con una protagonista más sosa y aburrida aún y un título que no tiene nada que ver con la realidad. Lo único que me gustó fue Edimburgo, en fin. P.D.: ¡Viva la Hora Chanante!

José Antonio Palomares dijo...

¿Qué quieres decir con lo de la Hora Chanante? Me has despistado.

Montse MB dijo...

No sé si la conoces o si ya habéis hablado de ella en este blog pero, si quieres llevarte una alegría con novela negra, te recomiendo a la israelí Batya Gur.

En cada una de sus novelas, además de que Michael Ohayon y su equipo resuelvan el/los asesinato/s pertienente/s, Gur te sumerge en diferentes entornos (musical, literario, psicoanalítico, kibbutzi, ...) y acabas aprendiendo muchas cosas curiosas de cada uno de ellos. Y todo esto, trasladándote a la peculiar y opresiva atmósfera de Jerusalén y enfrentándote de lleno al conflicto árabe-israelí.

Tiene 5 libros de la serie Ohayon (todos editados por Siruela, también en bolsillo) y, si te gustan como a mí, lamentarás saber que la escritora falleció hace 2 años, a los 57, y que ya no podrá regalarnos más.

– EL ASESINATO DEL SÁBADO POR LA MAÑANA. Un caso psicoanalítico
– ASESINATO EN EL CORAZÓN DE JERUSALÉN'. Un caso pasional'
– ASESINATO EN EL KIBBUTZ. Un caso comunitario
– UN ASESINATO LITERARIO. Un caso crítico
– UN ASESINATO MUSICAL. Un caso barroco

José Antonio Palomares dijo...

Leí hace poco sobre ella. Apunto su nombre para echarle un ojo, muchas gracias.

Hans dijo...

Juerl, yo creo que para ponerme a recomendarte policíacas, casi que te remito a mi bló, por mal que esté hacerse autobombo...

Alice Silver dijo...

Yo estoy terminando el libro y estoy totalmente de acuerdo con tus comentarios. Aburrido, no pasa nada, los dilemas morales son poco dilemas y nada morales... Nada que ver con la primera detective de Botsuana, que me parece muy entretenida, aunque los libros son algo infantiles.

Cinderella at Midnight dijo...

Hola gente!

Pues a mí no me pareció tan malo malísimo, aunque debo reconocer que quedan demasiados cabos sueltos. Por ello pienso que más que una novela negra es una novela sobre filosofía que intenta explicar la moralidad de diversos aspectos de la vida (desde las relaciones entre las personas hasta el asesinato!) a través de una historia de novela negra.

Aix, qué complicado me ha quedado :P No sé si me explico... A mí me dio más la sensación que el autor quería escribir un libro sobre filosofía y lo que él piensa sobre la moralidad humana, haciéndolo a través de un asesinato. Pero puede que esté totalmente equivocada ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...