domingo, agosto 17, 2008

Reírse del mal ajeno

Desde la lejana Kirguistán nos envía nuestra muy admirada Carmona dixit un vídeo que demuestra que somos todos gente muy chunga. Bueno, yo no puedo evitar reírme cada vez que lo veo:



Qué tendrán las desgracias de los demás que son tan graciosas. Y cómo se ríen los hijoputas, sobre todo ese que parece Lindo Pulgoso. Y yo con ellos, claro, es que me descojono cada vez que lo veo, no puedo negarlo. A lo mejor aguanto los primeros cinco segundos por mantener la compostura, pero luego ya voy a mandíbula batiente. La pobre chica y sus pobres tobillos de chicle, qué apuros, qué momento ese en el que parece que va a recuperar el equilibrio y lo pierde y lo recupera y lo pierde y lo recupera y lo pierde y lo recupera y lo pierde y lo recupera y lo pierde y lo recupera y lo pierde. ¿Qué estaría pensando ella en esos difíciles momentos llenos de zozobra. Aparte, claro, de: ¿y por qué llevo una regadera?

2 comentarios:

Cayetana Altovoltaje dijo...

A esto había que ponerle de banda sonora aquella canción de los outkast que decía "shake it like a polaroid picture!" :D :D :D
En efecto, somos chungos, pero una tipa que ejecuta semejante danza esguincíaca con esos pelos, la regadera, y esas canillas obregonianas... no merece compasión.
Feliz verano desde sidrolandia.

Carmona Dixit dijo...

Y la pobre se atusa el pelo... Atención a cómo se le va quebrando la voz al comentarista antes de partirse el ojete.

Lindo Pulgoso, ¡juas!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...