viernes, septiembre 13, 2013

Otro ejemplo de filibusterismo del marketing

Esto no es exactamente piratismo, o al menos a mí no me lo parece, sino hábil y burlona utilización de lo establecido por una marca. O sea que es un poco de parasitismo, vale. Pero el parasitismo cuando es con humor es prácticamente homenaje:


Me lo ha mandado mi amiguete Juan Antonio Rodríguez Armas (¡muchas gracias, majo!). Y ojo que tienen de todo: página web, tuiter, linkedin, y hasta Line. En la web no dicen si el dueño se llama Roberto o no ("un grupo de profesionales con una amplia experiencia en diversos campos"), pero yo fantaseo, soy muy de fantasear incluso sin que salga el nombre de Bar Refaeli, con que el dueño se llamaba Ramón y se cambió el nombre a Roberto para poder hacer la gracia.

Y me levanto y le brindo un merecido aplauso lento:


2 comentarios:

elzo dijo...

En mi barrio abrieron no hace mucho un Trash Converters :-)

Txiki Palomares dijo...

Jajajaja. ¡Podrías hacerle una foto!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...