lunes, enero 13, 2014

Gases

Estaba yo el pasado viernes cenando coliflor en casa cuando me dio por pensar en a qué olían los escapes de gas.

Qué extraña y misteriosa es la mente humana.

Yo, la verdad, no tengo ni idea de a qué huelen los gases que usamos como combustible -estoy más especializado en detectar el olor a cocido-. El gas natural, el butano, el propano (¿usamos el propano como combustible? Miraría en la Wikipedia, pero seguro que alguno de vosotros lo sabe). El grisú. ¿A qué huelen? A veces me imagino que huelen a lo que huele el cianuro en las novelas de Agatha Christie, a almendras amargas. Que por cierto, ¿a qué huelen las almendras amargas y en qué se diferencian de las almendras normales y corrientes?

A mí estas cosas me producen inquietud, porque estoy seguro de que si hubiera un escape de gas en casa sería incapaz de reconocerlo (en casa o en cualquier otro sitio, vamos). Tengo un amigo que  se despertó por la noche, medio amodorrado (más de lo normal en la madrugada, quiero decir) y se dio cuenta de que había un escape de gas. Tuvo la presencia de ánimo de sacar a sus tres hijos y a su mujer de casa a tiempo. Resulta que les habían hecho una reforma en la caldera y algo habían roto, de manera que había un continuo escape de gas. Si me hubiera pasado a mí no estoy seguro de que me hubiera enterado. En realidad quizá no habría llegado siquiera a despertarme.

Música de tensión.

Dan ganas de comprarse un canario, como hacían los mineros, o de, si no creéis en la eficacia de los canarios, echar un vistazo aquí, una empresa que se dedica a la comercialización de detectores de gases. Entras a casa, huele raro, miras a ver si está vivo el canario (o lo que sea que usen estos señores para detectar gases) y ya actúas en consecuencia. Si el canario está vivo, te deprimes porque lo que pasa es que para cenar hay coliflor. Si el canario está muerto, te das la vuelta y te marchas sin mirar atrás. SIN MIRAR ATRÁS, esto es importante. Porque si hay una explosión inminente, que te pille molando.

¿Y a qué viene esto que os cuento? Supongo que en realidad quiero deciros dos cosas:

1) Habría que ver más a menudo el vídeo de Cool guys don't look at explosions:



2) Odio la coliflor.

4 comentarios:

Alfredo Barroso dijo...

Te vas a sorprender, pero todos los gases que han mencionado, realmente no tienen olor, son inodoros. Por eso los mineros llevaban un canario, cuando el animalito estiraba la pata es que habia gas.

A estos gases, se les añade una sustancia posteriormente ,que es lo que realmente huele, como medida de seguridad.

Txiki Palomares dijo...

¡Si es que van a pillar, qué hijosdeputa! Gracias, Alfredo.

fle dijo...

Las almendras amargas saben a almendras... amargas. Esto es, asquerosas del tipo agriochungo.
Y huelen a almendras, porque son muy putas y tampoco te dicen eh, eh, que amargamos! No, se esperan a ser comidas para, justo después, joderte.
Es su venganza.

Txiki Palomares dijo...

¡Con lo ricas que están las almendras normales! Es una pena que tengan un corazón tan de bruja mala y amargada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...