miércoles, febrero 25, 2015

Romanticismo

Eran los ochenta y eras un adolescente y estabas enamorado y tenías una navaja e ibas al campo y allí hacías un corazón en el viejo olmo hendido con tu inicial y la de la moza que pretendías.

Y ahora las cosas son distintas aunque la esencia sea la misma.



Amor en las estanterías de juguetes.  No me digas que no es bonito.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...