lunes, enero 25, 2016

Consejo de residentes

Esta todo muy bien explicado en el cartel:



El Consejo de Residentes está formado por ancianos de la residencia, naturalmente. Quiero decir: no es parte institucional de la residencia, sino un grupo que trata de mejorar la vida de los viejos allí.

Debo estar blandito, porque me ha conmovido un poco.

Me han producido ternura casi todas sus funciones, como la de Entregar la carta de bienvenida a los nuevos ingresos, o la de Ir a control para informarse sobre posibles problemas, que parece casi una manera de mantenerse entretenido. He sonreído con esa arrogancia típica de los que aún somos jóvenes, o más bien no somos viejos, al leer las actividades de ocio programadas: Bingo, Cine y Baile. Qué gilipollas somos por despreciar las aficiones de los demás sólo porque nos resulten ajenas. Nosotros que dedicamos nuestro tiempo a Tuiter y a subir fotos de hamburguesas a Instagram.

Me ha dado pena, y un poco de angustia, el primer punto: control de ingresos, bajas por fallecimientos. Está tan cerca la muerte en una residencia de ancianos, y la decadencia, que es casi como una muerte lenta, que es lo primero que se considera.

Y he deseado que vayan muchos artistas, muchos, para hacer frecuente el punto número cinco: que los del Consejo puedan recibirlos y acompañarlos; que se sientan útiles y orgullosos y que luego puedan decir a sus hijos y sus nietos que conocen a tal o cual artista, que era muy amable y muy humilde. Y que esas tardes -siempre me imagino a los artistas yendo por la tarde- sean un momento emocionante para ellos, que les hagan pensar que vivir aún merece la pena.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...