viernes, junio 24, 2016

La hija del tiempo, de Josephine Tey

Aproveché una oferta de Kindle Flash para hacerme con "un clásico ineludible de las novelas detectivescas", según el New York Times, La hija del tiempo, de Josephine Tey.


La portada, regulera, ¿no?

Con franqueza, yo era escéptico. Tan clásico no será, pensaba yo, si no he oído hablar de ella en la vida. Lo cual demuestra que sé mucho menos de lo que creo que sé. La hija del tiempo es una novela deliciosa, que parece escrita sin esfuerzo a pesar de que el planteamiento me parece dificilísimo de resolver con éxito.

Alan Grant, el policía protagonista, está convaleciente en un hospital, sin poder moverse. Aburrido, se encuentra con un retrato de Ricardo III, el malvado monarca inglés, que le llama la atención porque sus rasgos no parecen los de un asesino, sino los de un santo (la novela está escrita en los años cincuenta, así que la fisiognomía no estaba mal vista). Grant decide investigar si Ricardo III asesinó a los Príncipes de la Torre o no. Y ahí están los dos grandes dificultades como novela policiaca: un misterio que sucedió hace cuatro siglos, por una parte, y un detective que no puede moverse.

 Nero Wolfe tampoco se movía de su casa, pero contaba con Archie Goodwin para llevar el peso de la acción en sus novelas. Grant también cuenta con un ayudante, Brent Carradine, que investiga los documentos históricos. Lo sorprendente de La hija del tiempo es que la acción nunca abandona la habitación del hospital: la investigación es al final una colección de conversaciones y lecturas de libros de historia... y a pesar de todo la autora consigue que sea trepidante, que se lea en un suspiro.

Con un planteamiento teatral, o muy de La ventana indiscreta, la autora lleva al lector con una facilidad insultante, como si escribir no costara ningún esfuerzo. Esa cualidad de contar las cosas con naturalidad sin caer en la simpleza es muy infrecuente y yo la aprecio más que cualquier otro estilo de escritura. Así te lo cuento (otras escritoras con la misma facilidad: Agatha Christie y mi idolatrada Connie Willis).

 Echadle un ojo. Estoy seguro de que no os va a decepcionar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...