miércoles, octubre 15, 2008

Chiqui Rebeca Barcelona

Mientras ustedes leen esto, nosotros vamos camino de Barcelona, porque esta misma noche se celebra la ceremonia de entrega del Premio Planeta y estamos invitados a ella. Bueno, en realidad está invitada Rebeca, como importante escritora que escribe estupideces para chicas, y yo voy de consorte, pero mi plan es hacerme pasar por el interesante de los dos, un poco al estilo Muñoz Molina-Elvira Lindo, y hablar con grandes y largos párrafos llenos de subordinadas (nota mental: acordarse de respirar). Puede que hasta me deje crecer el bigote esta tarde, para parecer más Muñoz Molina (a mí es que Muñoz Molina con barba o sin bigote no me parece Muñoz Molina).


Muñoz Molina sin bigote

En fin, como es lógico en cuanto volvamos haremos un amplio reportaje sobre la ceremonia del Planeta: comentaremos a qué escritora le sienta mejor su vestido, a qué escritor le sienta peor los whiskies, investigaremos si hay intercambio de maletines entre bastidores y criticaremos la calidad de las croquetas que se sirvan.

Pero eso será dentro de un tiempo, porque en cuanto acabe lo del premio y nos recuperemos de la resaca la señorita Rus y yo nos marcharemos a Copenhage, ciudad que no tenemos el gusto que conocer, para pasar allí unos días de asueto, merecidísimos, por otra parte.

Yo a Copenhage voy sin saber qué voy a ver, pero sí lo que no voy a ver (la sirenita de los cojones), porque no he preparado nada el viaje. Así que voy lleno de prejuicios sobre los daneses. Supongo que me encontraré con vikingos, gente que pasea en bicicleta y suicidas (tengo cierta confusión entre todos los países nórdicos). Y nos cruzaremos con Laudrup o con Hamlet. Y con muchos rubios y rubias estupendos y estupendas, todos guapísimos y altos y delgados que haránq ue nosotros, representantes de los morenos bajitos, nos sintamos más morenos y más bajos. Sobre todo yo, que pertenezco al biotipo de Alfredo Landa, que parecía ya extinguido en mi generación.

En fin, quedémonos con lo de rubios y rubias a tutiplén. De hecho si buscas en Google Dinamarca te salen dos rubias:




Bueno, esto sucede en realidad cuando buscas "Dos rubias danesas macizas dándose el lote" (cosas así y similares se buscan en el Cerdo agridulce, sí, a ver cuántas visitas atraemos con esto). De Copenhage también traeremos fotos, aunque no prometemos que sean tan sugestivas como esta que acabamos de poner.

Y eso. Portaos bien. Regad las plantas. Y nada de fiestas. Que os vigilo.

5 comentarios:

Garbanza dijo...

tenéis que ir al barrio ese (cuyo nombre nunca recuerdo ¿cristiansen?¿cris...algo?)) que es como una comunda dentro de copenhage.
Yo no he estado, pero me han dicho que es muy curioso

Carmona Dixit dijo...

¡Pasadlo genial!

Ricardito ëmore dijo...

Pasadlo bien.
Abriagaos en Copenhage, que debe hacer un frio de pelotas.

Garbanza dijo...

si que cambia muñoz molina sin bigote, sí

Tartamundos Trotamudo dijo...

Que lo pasen ustedes muy bien...

Tanto en el Planeta, como en Dinamarca...

Por cierto, llevaos ambientador... he leído que algo huele a podrido en Dinamarca.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...