martes, marzo 02, 2010

Hay que ser hijos de puta

Hay dos tipos de personas: los que cuando ven a alguien en el suelo le dan una patada en las costillas y los que no.

De los primeros hay muchos en la liga italiana de baloncesto, como puede leerse en esta escalofriante noticia:

Caserta logra victoria más amplia historia al ganar por 181-58

123 puntos de ventaja. Abusones. Abusones de verdad. Resulta que el equipo rival está en graves apuros económicos, así que no puede formar con jugadores profesionales, y juega con los junior. La semana pasada ya les cayeron 102 puntos de ventaja. Esta 123. Osea, unos tíos hechos y derechos que cobran un dineral les meten 180 puntos a un equipo de chavales. Muy bien, valientes. Valientes hijos de puta, quiero decir. Porque hay que ser muy mamón (perdonen mi pronunciación del francés) para ensañarse de esa manera con unos críos. Gánales de 50. Pero hijoputa, no les machaques. ¡Que son chavales! ¿A qué viene humillarles de esa manera?

Les voy a contar una cosa a ustedes, pero que no salga de aquí. Pongamos música nostálgica. Yo recuerdo cuando iba al colegio y jugaba al baloncesto. Yo mido ahora un metro setenta. Cuando iba al colegio no medía eso, como pueden imaginarse; pero vamos, que producía el mismo efecto. El caso es jugaba al baloncesto, con doce años. Entramos en una liga. Los primeros partidos, pues ni fu ni fa, algunos bien, otros mal. Se metían treinta puntos por partido. 30-26 podía ser un marcador normal. Luego nuestros dos mejores jugadores dejaron de venir, no recuerdo por qué. El pivot y el ala-pívot. Los demás seguimos. Éramos un equipo tan malo que a mí me pusieron a jugar de 4, de ala-pívot. Así de malos éramos.

Palomares al lado de un ala-pivot rival. Además de medir poco siempre he sido lampiño.
Lo digo para facilitar la identificación.


Al principio del partido todo estaba igualado. Eso duraba más o menos diez o doce segundos. Luego ya íbamos perdiendo. El equipo rival se daba enseguida cuenta de que aquello iba a ser un festín, y empezaban a meter canastas de todos los colores. Y nosotros corríamos detrás de la pelota como pollos sin cabeza. Pronto era evidente que el partido estaba ganado, pero los niños, que son tan hijos de puta como los jugadores de baloncesto italianos, no aflojaban el ritmo. "¡A ver si llegamos a cien puntos!" ¡Cien puntos! ¡Niño, cabronazo! ¡Que soy preadolescente y por tanto un alma sensible! Y caían puntos y puntos. Y todos los partidos igual, los niños del otro equipo en estado febril mientras nosotros recibíamos la tunda, cada vez más desencajados. Hubo un partido en que la paliza era brutal: los cabrones se acercaban a los cien puntos y no bajaban el pie del acelerador. Igual que quemaban hormigas o le quitaban las alas a las moscas, los muy canallas se dedicaban a meter canastas. Nosotros hacíamos lo que podíamos, que no era mucho, la verdad. Ellos llegaron a los cien y los pasaron. Nosotros metimos cuatro puntos, de los cuales dos fueron míos (ya digo que era el ala-pivot titular, un respeto).

Palomares a punto de meter el 50% de los puntos de su equipo en el partido.

Al día siguiente fui al entrenador (es un decir) y le dije que no iba a volver a jugar al baloncesto. Él no dijo nada. Estaría pensando si estaba a tiempo de fichar a James Worthy para mi puesto, supongo. Que no estuvo a tiempo.

Y esa, amigos míos, es la verdadera historia de por qué me prometí que algún día dominaría el mundo y haría que todos los que alguna vez ganaron un partido de baloncesto fueran descuartizados.

Otro día os cuento por qué los que se peinan con raya a un lado también serán desollados cuando me convierta en el Soberano del Universo.

9 comentarios:

Alejandro dijo...

Yo una vez gané un partido 188 - 3. Y creeme que esos partidos no eran nada divertidos...

Palomares dijo...

Eres un canalla. Cuando se gana de treinta se levanta el pie...

¿Los tres puntos fueron de un triple? Triple desde mitad de la cancha, habría molado.

Carmona Dixit dijo...

Huy, cuánto resentimiento, Palomares. Esperemos que cuando seas el puto amo del universo se hayan sosegado los ánimos.

Me ha encantado la foto de Corbalán.

al dijo...

Yo también espero hacérselo pagar al mundo. Al mundo, o a los que nos ganaron por cincuenta y pico a uno.

Era un partido de balonmano.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Hobbes dijo...

En nuestro equipo, cuando ganábamos de paliza el entrenador nos ponía a los malos, y si aún así la paliza era escandalosa, nos pedía que no presionásemos. A pesar de todo, algún partido de 70-18 tuvimos. Supongo que para una oportunidad que teníamos los malos de sentirnos como Jordan, no era cuestión de dejarla pasar...

Palomares dijo...

Tu entrenador era buena gente, Hobbes...

Ricardito ëmore dijo...

Pero Palomares, recuerda el detalle bueno: el ultimo partido de esa liga, el partido de las estrellas: Los dos equipos que no habiamos ganado ningun partido nos enfrentamos en el Infantas...y ganamos de uno o dos puntos!!!, con uno de nuestros compañeros haciendo una personal clarisima al final, y que casi se monta una buena bulla!! ay! Toda la miseria anterior quedo disipada (parcialmente) por aquella victoria (bañada en un estilo griego-italiano que ya quisieran algunos profesionales).

Palomares dijo...

Es que por aquel entonces yo ya no estaba en el equipo. ¡Épico! Aun entre los perdedore s(no diremos nombres) hay clases.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...