martes, junio 08, 2010

¡Traición! ¡Traición!

Las madres son sabias, muy sabias. La Montaña de Basura era una madre, no hay más que ver sus gafas, la tortuga Morla de La historia interminable era una madre, Gandalf era una madre con fuertes problemas de vello facial. Google es una madre. Las madres son sabias, ya digo.

La mía, por ejemplo, nos decía a menudo: "Hijos, nunca os fiéis de un finés". En realidad no decía eso, decía: "Nunca os fiéis de Findus", porque nosotros éramos más de Capitán Iglo (ya, ya sé que se parece algo; de eso hablamos otro día), pero yo siempre he sido duro de oído y el mensaje se me quedado grabado a fuego. Nunca te fíes de un finés. Quién dice finés dice nórdico. Quién puede diferenciarlos. Nosotros desde luego no, y los de la Feria del Libro tampoco, que junta a islandeses y suecos y daneses y de todo en el mismo saco. Como son altos y rubios y hablan raro... Pues es que no son rubios todos, señora, y hablan distintas formas de rareza. En lo que sí coinciden es en una visión torcida de la realidad que les lleva a escribir novelas negras. Ah, malvados.

¿Y a qué viene todo esto? Pues ya saben ustedes que hemos desafiado a los autores nórdicos en la Feria del Libro. A las 12 en La Madeleine y eso. Como caballeros. Pero ellos han empleado trucos sucios. Se puede ver aquí:


En concreto se puede ver encima de la cabeza de Rebeca, que estaba inocentemente ajena a las argucias de los nórdicos. Miren bien. Sí. Horror. Qué vergüenza. Esto es un sin dios. Eso son ejemplares de novelas de Asa Larsson.

Así es. A traición. En plan chungo. En nuestra propia casa, con Rebeca firmando como una descosida. Sin respetar la más mínima cortesía. Rebeca hasta había decidido no llevar puesto el casco vikingo para no partir con ventaja. Pero ellos cuelan arteramente a Asa Larsson en la caseta. Muy bien. En inmortales palabras de alguien que a pesar de no ser madre es mucho más sabio que nosotros:




Rebeca Rus firma el domingo 13 de junio.
Caseta 130 (Librería Salamanca). De 12 a 2.


Con casco vikingo. Con hidromiel. Con Rebeca enfurecida. Grrrrrr.

No os lo perdáis, que va a ser legendario.

Aparte del desagradable incidente de los libros del enemigo en nuestra casa (ya veréis, ya), la firma del domingo fue bastante bien. A Rebeca le tocó firmar al lado de Enrique Dans, y quedó confirmado empíricamente que no es un programa de ordenador y que existe fuera de la red. Es menos tecnológico de lo que pensábamos -yo es que he visto muchas veces Terminator-, un tipo majete y tal. Por lo demás, pues lo normal: mucha gente, como se puede ver aquí.


Y mucho calor, pero mucho, lo que pasa es que este año no nos quejamos, porque había quien estaba peor:


Pero hombre, a quién se le ocurre llevar corbata para firmar.

5 comentarios:

Noelia A. dijo...

ains, tu siendo legal y yendo sin el casco vikingo, los nordicos poniendose sobre tu cabeza!! eso te pasa por buena, pa la proxima a muerte con ellos!!!

Rebeca Rus dijo...

El domingo que viene no falla: casco con cuernos y botella de Fontvella congelada. ¿Alguien dijo miedo?

tirkha/MAP/Miguel Angel dijo...

Rebeca, di NO a la violencia. Está muy feo pegar a los nórdicos con una botella de Fontvella congelada.

PD: te debo unas fotillas.

al dijo...

Es cierto: Enrique Dans existe. Yo también lo he visto. Y en ocasiones veo a Jordi Hurtado.

eMe dijo...

¡Yo quiero fotos de eso!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...