lunes, octubre 22, 2007

Anuncios raros

De vez en cuando la gente me pregunta por anuncios que ve en la tele y que no entiende, a ver si yo soy capaz de iluminarles. ¿Qué quiere decir tal marca con eso del daltónico? Usualmente mi sabia respuesta es: No tengo ni puta idea. ¿Pero por qué se hacen esos anuncios tan raros?, me preguntan. ¿Raros?, digo yo. Eso no son anuncios raros son imcomprensibles. Para raros los que se hacen por ahí, por ejemplo el que yo pensaba que era el anuncio más raro de la historia:



No me diréis que no molan las ardillas que hablan. Yo quiero ser esa ardilla.

Decía que pensaba que ese era el anuncio más raro que había visto nunca, si descontamos los de civilizaciones bizarras como la india, la tailandesa, la japonesa o la marfileña -otro día hablamos de esos anuncios-, mucho más raro que ese del gorila que tocaba la batería que vimos hace poco, pero me encuentro en un muy recomendable blog, el de Diseñadores y publicitarios, un anuncio de una marca de caramelitos que me ha dejado con la boca abierta un buen rato:





Me he acordado enseguida de otro anuncio que no es tan raro pero que no me resisto a compartir:



Nota mental: hablar otro día de FedEx.

Bueno, decía que el anuncio ese de la barba me ha parecido lo más bizarro que había visto nunca, y me he puesto a investigar otros ejemplos de esa campaña de publicidad. Y, claro, los he encontrado. Parece ser que después de 20 años haciendo anuncios con magos en un mundo de fantasía, la marca, que pertenece a Mars, decidió dar un giro en su comunicación, con anuncios como este:



Y como este:




Ya son raritos, pero no es nada comparado con lo que vendría después, con la marca lanzada hacia el surrrrrrrealiiiisssmooooo:



Aunque aún mantenían la cordura en algunos anuncios:



Para después volver a perder la cabeza:



No deja de ser curioso que un producto como este sea capaz de dar pie a anuncios como estos que estamos viendo y a otros como este, proveniente del otro extremo de la Galaxia:



O este otro que a ustedes les va a poner los pelos como escarpias:



Lo que les gusta a las madres esas pirámides de oro, cuánto daño hizo la posguerra. Dirán ustedes que en realidad el producto no es el mismo, ni el público al que va dirigido y por tanto no es comprable. Es verdad, era un sucio truco para que ahora, cuando vean este otro anuncio de Skittles, el contraste sea mayor:



Por mi parte este último se gana el premio al anuncio más marciano de los últimos tiempos. Anda que vaya panorama. Cambiar un conejo por los Skittles. ¡Con lo mal que canta ese conejo!

Conclusión: qué de mentes enfermas hay detrás de todo este negocio. Especialmente en el caso de los de Ferrero Rocher.

18 comentarios:

Carmona Dixit dijo...

Siempre me ha dado muy mal rollo el del abuelo, el nieto y los Werthers, aunque me encanten esos caramelos. El del daltonismo creo que tiene trampa, como el del Ziritione.

Ricardito dijo...

Pozi, siempre me he preguntao si estabas bien de la cabeza cuando me dijiste que te metias en el bisness. "Alla tu y tu hermano gemelo", me dije.

JohnyFK dijo...

Efectivamente, la cabra tira pal monte. Sabía yo que no ibas a tardar mucho en volver al tema de la publicidad, pero... ¿que hay de aquello que prometiste de destripar las técnicas que utilizan para alargar hasta el infinito la serie de "Yo soy bea"? Puede que fuera fruto de el sindrome postvacacional, pero lo prometido es deuda.

Palomares dijo...

Jajajaja, cuánta razón tienes, johnyfk. Pero es que en esta casa las promesas on fáciles de hacer y no tanto de cumplir. Entre las que debo: un artículo sobre Agatha Christie, un artículo sobre ciencia, lo de Yo soy Bea, el final del culebrón de las vacaciones en Menorca, y uno sorpresa que ya estoy preparando y del que no se acuerda nadie, pero que nos valdrá una mención en Microsiervos y Meneame y Curioso pero inútil y el 20 minutos. Por lo menos.

Carmona, sí el de Werthers es muy inquietante, auqneu yo lo aprecio por su mítica frase semidickensiana: Aún recuerdo la primera vez que mi abuelo me dio a probar un Werthers Original... (...) Pues bien, ahora soy yo el abuelo...

Ese "Pues bien" es que me suliveya. Ahora bien, para escalofríos, los de Kinder Bueno y Kinder Schokobon y todos esos.

Tartamundos Trotamudo dijo...

Yo, por si acaso, cuando vea un paquete de Skittles en la tienda de alguna gasolinera, lo compraré.

Los efectos secundarios de estos caramelitos son realmente fascinantes.

Angua dijo...

Yo estoy en huelga de comentarios caídos hasta que no venga el post de Ciencia...

Palomares dijo...

Ya, ya, ya... Había intención inmediata, pero la vida, esa pequeña putilla...

César desde el ordenador de Rebeca dijo...

Tengo que hacer un metapost.
Tengo que hacerlo, angua.
Y sin embargo...
¡Ah, qué almuerzo entre compañeros!
¡Qué de ácido, y de Ms. Robinson!
¡Y más lágrimas se derraman por las plegarias atendidas!
¡Y qué de bomberos, y de vómitos!
¡Ay!
¡A vivir, que son dos días!

(esto es un anuncio surrealista como los del post. No pienso explicarlo)

Angua dijo...

Fíjate Txiqui cómo se ha puesto César porque hoy en la comida he contado cómo le vomité encima a "mifernando" aquella noche en casa de Marga, esa que Rebeca y tú os pirásteis y me dejastéis en manos de los pastis y buenri de turno...

es que ya he cogido confianza, jajaja

Ricardito dijo...

..Que cosas tan agradables se cuentan en el cerdo vomitado..digo , agridulce.

Jose, me lo explique:
"Habia intencion inmediata, pero la vida, esa pequeña putilla..." No entiendo muy bien la frase, jefe. Algo tacito habra en ella que no la cojo. Suena a aquella famosa pregunta de Pablo Carbonell cuando fue a Valladolid y pregunto a una chica: "Perdona, ?El estadio...Zorrilla?"
"Habia intencion inmediata, ( Angua), pero la vida (Angua), esa pequeña putilla (...)...

rebecarus dijo...

Eh, maja, que no te dejamos en manos de las pastis sino de 1/2 pasti, que tampoco es para tanto. Y cuando nos fuimos parecías una persona y todo, que si no yo no hubiera largado. Ya sabes lo responsable que soy, en cambio, Txiqui...
Yo estaba en huelga de comentarios caídos hasta que esta niña que me posee saliese del interior, pero veo que va para rato, asín que digo que la publicidad cada vez está perdiendo más el Norte y que se hacen anuncios incomprensibles sin venir a cuento. Pero lo peor, lo peor es que la mayoria no tiene ni puta gracia.

César desde el ordenador de Rebeca dijo...

metapost 2:
ha sido mucho, mucho más que el abandono en una azotea, angua.
No vas a escabullir el bulto así de fácil.
Está Ms. Robinson, y están los bomberos, y las clases de esquí. Y no sé qué grupo político de extrema derecha.
(vale, y los caramelos que se intercambian por conejos cantarines... que ahora es más fácil entender cómo hay gente a la que se le ocurren semejantes ideas).
Eso, y lo que no sabemos, claro.
Que la principal virtud del diablo es pasar desapercibido.

Palomares dijo...

Estais perdiendo todos la cordura.

Ricardito: la frase quería decir: había intención inmediata de cumplir la promesa, pero la vida real se interpuso, menuda puta -la vida real-.

César: se te olvidan los micrófonos.

Angua: haber dicho NO a las drogas. Además que culpa tengo yo de que tú estuvieras arrebatadora, como siempre.

César desde el ordenador de Rebeca dijo...

Confirmo las palabras de Palomares.
Y Alpargata también las confirma.
(y seguro que muchos más también lo confirmarían).
Vale Palomares:
Y los micrófonos.
Y los tambores.

Angua dijo...

No estaba "arrebatadora", estaba borracha y drogada, y hay mucho hijodeputa suelto por el mundo.
Y ricardito, de "pequeña putilla" nada, fue el éxtasis, yo soy inocente, me oyes César? INOCENTE.

En cuanto a la responsabilidad de Rebeca, no puedo negarlo, ella es reponsable, aunque ese día su responsabilidad se limitó a sacar a Txiqui de allí antes de que fuera demasiado tarde, jajajaja.

En fin, pecadillos de juventud. Y espero que lo que se dice en el cerdo agridulce, se quede en el cerdo agridulce.

(suspiro)

César desde el ordenador de Rebeca dijo...

Ya, pero sigues remitiendo toda la conversación al "momento terraza", y escabulles toda la responsabilidad del "metapost 2" -ver arriba-.

Por cierto, ¿quién ha hablado aquí de responsabilidades? ¿Alguien ha hecho o hizo algún juicio de valor por tu comportamiento (el que saben porque tú has desvelado en el blog, no hablaré de los que sabemos los demás, menos aún de los que no sabemos?)
:-)
¡Hala majos, a pasar envidia, que no asistísteis al almuerzo único e irrrepetible!

Luisru dijo...

Veo que este post se ha convertido en una de esas conversaciones en las que se sacan los trapos sucios del pasado. Yo es que en mi pasado no tengo ninguna sombra interesante, siempre he sido un chico modoso.
El anuncio de los Ferrero Rocher es taaaan ochentoso. Por cierto, que la tele italiana sigue siendo ochentosa y supongo que también la publicidad. Pero me encanta el anuncio de Guinnes, los videoclips de Jonathan Glazer me pueden.
Rebeca, que ya no te queda nada.

César desde el ordenador de Rebeca dijo...

venga Rebeca, no voy a ser menos que Luismi. No te queda nada, ¡ANIMO!
(apunte: aquí sólo se sacan los trapos sucios después de lavarlos, para que se oreen un poquiño. Que los que siguen sucios no los he visto aún, ni quiero)
:-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...