jueves, mayo 03, 2007

Primer día de cole

Yo me ponía nerviosísimo el primer día del cole, tras la vuelta de vacaciones. Como los nervios, tradicionalmente, me afectan al estómago, me pasaba dos semanas comiendo apenas, sumido en un estado de temblequeo agobiante y con las tripas revueltas como si hubiese cogido una gastroenteritis, atrapado por una náusea constante. No era el mejor de los tiempos para mí, no. Racionalmente, no tenía motivos para estar tan nervioso, como me explicaba mi madre: sacaba buenísimas notas en el colegio (yo era, sí, un empollón, qué pasa), conocía a todos los compañeros, los profesores eran muchas veces los mismos. Pero no podía evitar ponerme como un flan.

Hacía nueve años que no tenía un primer día en el cole -en la oficina- y aunque ya no me pongo tan nervioso como cuando era niño, no puedo dejar de sentir una pequeña inquietud que, supongo, es natural cuando entras en un sitio nuevo y la gente te mira como si fueras un objeto de exposición. Que tal vez sea lo que soy los primeros días: el Nuevo. Mi estómago está bien, gracias, pero ahora tengo que dedicarme a esas tareas que tanta pereza dan para adaptarme al nuevo ambiente: descubrir las mañas torcidas de mi nuevo ordenador, ajustar la silla para que esté a la altura justa, saludar a toda la gente que no conozco y aprenderme sus nombres, deducir de quién puedo fiarme y de quién no, averiguar cómo se consiguen los cuadernos y los bolis, localizar a las tías buenas de la oficina y conseguir que no sepan desde el primer día que soy un viejo verde y encontrar el cuarto de baño. Por si acaso los nervios van a más.

P.D. El café es malísimo.

18 comentarios:

Cayetana Altovoltaje dijo...

Yo solo me ponía nerviosa cuando íbamos de excursión, o cuando había alguna fiesta en el cole o cosas así. De pequeña era ya igual de guay que ahora y lo cotidiano me resbalaba.
¡Suerte en el nuevo curro!

Tartamundos Trotamudo dijo...

Buena suerte en el nuevo curso.

Carmona Dixit dijo...

¿El café es malo? Vete antes de que sea demasiado tarde.

Bueno, siempre te puedes llevar un termo. ¡A por ellos!

Perez_Oso dijo...

Buena suerte en el nuevo curro y recuerda que la frase clave es

"son las 5 y yo me voy a casa"

César desde el Canal. dijo...

¡Qué capacidad tenemos los seres humanos de transformar lo positivo en negativo! Nos pone nervioso cualquier abierto futuro, en el que van a pasarnos cosas que nos harán crecer.
Tengo una hermana que se quejaba de tener que comprar el doble de todo, porque tiene 2 casas. Ya os podéis imaginar qué le respondí.
¡Ánimo, no tienes que afrontar un reto, tienes que disfrutar una oportunidad!
Un abrazote desde el Canal.

Angua dijo...

Los que deberían estar nerviosos son ellos, tienen que demostrar que están a tu altura!

;)

José Antonio Palomares dijo...

César, tú eres tan optimista porque no has probado el café.

Gracias por los ánimos a todos. Espero que esto no se convierta en una costumbre. Lo de pedir aliento, digo.

Anónimo dijo...

?Estas en un nuevo curro?? ?Y eso?

Ricardito.

P.D. Blogger, por alguna mania, no acepta ya mi contraseña, y cuando le pedi una nueva, me ha mandado la respuesta a saber que correo electronico (a una de esas multilpes cuentas que uno no controla). (Seguroq ue todo es obra vuestra, una conjura contra el posteador compulsivo) Siento el rertaso, pero aquie sto de nuevo. Gracias Jaime por hacerme ver que hay vida usando los "blogs anonimos".

marmota dijo...

Qué descripción más tierna!
Yo empecé hace un mes y aún me siento "la nueva". Ellos son muchos y aún no conozco a casi ninguno.

Suerte!

Palomares dijo...

Hombre, Ricardito, cuánto tiempo. Si en vez de Anónimo marcas Otros y pones tu Nombre aparecerás en negrita, como he hecho yo, en lugar de tener que firmar cada vez.

Ya ves, llevaba casi nueve años en Remo. Etapas de la vida que terminan, se cierra una puerta y se abre otra, etcétera.

Marmota, duro y a ellos. Igual estamos en el mismo sitio y podemos hacer un frente común. Si eres la tía buena que está cerca de la fotocopiadora guíñame el ojo el lunes. Espera, ya lo hago yo, si no eres tú la tía buena de la fotocopiadora algo sacaré de todas formas.

Ligasalsas dijo...

Si alguien conoce una empresa con una máquina de café con café rico que levante el dedo.

Aunque ahora que lo pienso el café de máquinadeempresa tiene su labor en este mundo.

isa dijo...

me habían llegado rumores, ¡me alegro! ya conoces ahí abajo a un par de los que fiarse :-)

tirkha/MAP/Miguel Angel dijo...

Palomares dixit:
"me pasaba dos semanas comiendo apenas"

JUA JUA JUA .....


hay qué bueno....
JA JA JA

se me saltan las lágrimas :'-)

hay....


(suspiro)


Qué risa más tonta oye....

(otro suspiro)

Luisru dijo...

Enhorabuena por el nuevo curro, siempre es bueno iniciar una nueva etapa, aunque da acojone.
Yo también empecé hace poco en otro curro (por si alguien se preguntaba por qué el blog se actualiza tan poco, ahora ya no lo puedo escribir en el trabajo) y me he sentido muy identificado con este post. me dio una vergüenza preguntar dónde estaba el cuarto de baño...
PD: espero que esto no repercuta en la redcción de tu segunda novela, que esperamos con impaciencia.

Ricardito dijo...

Al menos, esta claro que es un cambio para mejor, que estas progresando en tu carrera. Estaba claro que lo de publicitero te quedaba corto, tenias que ir a buscar algo con mas futuro, mas serio (aunque el salto lo has dado tarde).
?Y como es eso de tener que limpiar los cuartos de baño, Jose?

Doctor dijo...

Saludos del Doctor, Crítico insolente de Blogs

http://elburladordemitos.blogspot.com/

dolores dijo...

bueno, yo me ganaria a la secretaria de tu jefe, es una llave que abre las puestras mas insospechadas... y de paso solucionas lo del baño, los bolis y cuadernos y se sabe todos los nombres....

Hans dijo...

Sabio consejo el de Dolores, a fe. Hay que llevarse muy bien con TODAS las secretarias, siempre.
Te diré que de resultas de cierta mutación en mi vida laboral, desde noviembre paso algunos días al mes en una nueva dependencia. Cada tanto, uno de esos rostros amables -sin nombre, para mi desgracia- se dirigen a mi 'Qué tal, Hans, buenos días, cómo va todo?' y yo, entre la torpeza y la vergüenza, no puedo a estas alturas preguntar 'y ése... ¿cómo se llama?. Momentos de gran malestar, de verdad.
Aprovecha pues para tomar notas en un cuadernillo, que luego cuesta un webo.
BTW, mucha suerte en el nuevo curro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...