martes, mayo 18, 2010

Quincena del vídeo marciano

Parecería que estamos en plena promoción del vídeo friki aquí en el Cerdo agridulce, con lo poco que nos gustan a nosotros esas cosas. Lo que pasa es que la actualidad manda, y nosotros no nos podemos oponer a ella. Primero fue Qué bonito es Israel, más tarde la Caja de puros bizarra, luego el anuncio ese de las mochilas y ahora este brevísimo, pero rico en detalles, que la maestra de encontrar joyas absurdas, Miss Altovoltaje, nos envía amablemente, cosa que le agradecemos. Ahí va:



Quién no ha estado en una boda y ha seguido el ritmo de una conga desganadamente, mientras una gorda y una niña canija nos contemplan con indiferencia desde la tarima (la menor pensando en si invita a la mayor a bailar, la mayor pensando en por qué no ha repetido langostinos) y un señor con bigote nos jalea desde el escenario. Qué recuerdos. A mí me da penita la manera en que el baile se disuelve cuando nuestro hombre se lanza enloquecido a cantar, cómo él insiste mientras los demás van a sentarse o a emborrcharse o a meterse mano. Y él se da cuenta, vaya si se da cuenta, así que vuelve a su puesto.

Y se acerca a su cómplice. Digo cómplice porque, fíjense, ella se coloca un poco para que él tenga más fácil la siguiente parte del número. Y él hace el solo de batería en sus pechos, como lo ha hecho miles de veces en sus treinta años de experiencia animando bodas. Eficientemente. Desapasionadamente. Como un profesional. Y ella recibe las bofetadas como una profesional. Impertérrita. Probablemente sin darse cuenta siquiera.

Aquí tenemos al DJ cantante en otro momento de la fiesta. Nótese que el vídeo está grabado medio a escondidas, sin duda porque al que lo grabó le da miedo que el DJ le aplique el mismo tratamiento que a la chica.



Dios, si es que lleva el ritmo en la sangre. A notar el momento en el que se apodera del ratón: Chist, no me toques el ratón. Que el que controla soy yo.

Como es natural, centenares de miles de novios que estaban programando su boda han buscado al DJ. Cosa que ha molestado a otros DJs, por ejemplo unos que tienen el mismo nombre, Stardust Entertainment (debe ser el equivalente a Discoteca Camelot u Orquesta Maracaibo). Atención a lo que ponen en su página web:

"There is a you-tube video that show a DJ with a sign that has Stardust Entertainment on it. We need to let you know that the you-tube video is NOT one of our DJ's and is NOT in any way affiliated with us. However our lawyers are conducting an investigation on this video to find out who is using our name. The name is a registered trademark and can not be used by anyone. The name Stardust Entertainment can only be used in certain parts of the country and if anyone knows where the event took place please let us know.

Mo-la lo de you-tube, ¿eh? Esta gente está a la última en tecnología. Como el profesor ese que tenía yo de Tecnología de los medios, en la Facultad: Cuando le dices a tu titi: "¿Me subes la intensidad del giradiscos?", ¿qué quieres decir?

Lo que es feo es que quieran vengarse del DJ porque usa el mismo nombre que ellos; bueno, por envidia, seguramente, pero es lo que dicen. Por eso han puesto a sus abogados a investigar. Que los abogados también deben ser de los que escriben you-tube, porque los pobres necesitan ayuda para saber dónde está grabado el vídeo en lugar de mirar directamente las eti-quetas de yo-tube: Daytona wedding, dice una de ellas. ¿Qué querrá decir? ¿Dónde está Perry Mason cuando se le necesita? (nota mental: acabar el post sobre Perry Mason).

2 comentarios:

Cayetana Altovoltaje dijo...

Jajaja. Sabía que acertaba enviándotelo a ti. Sólo tu eres capaz de perpetrar semejante análisis sobre un vídeo que a mí me deja sin palabras.

En la película Old School, si no mal recuerdo, también hay un DJ de boda patético... debe ser una tradición en las bodas usacas.

al dijo...

Es un Real Man of Genius.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...