jueves, mayo 25, 2006

El Fatalismo, el -ismo de moda

Yo no sé de dónde ha salido o cuál ha sido el germen de este nuevo movimiento revolucionario, pero cada día veo a más de mis congéneres publicitarios sumergidos en el Fatalismo. Especialmente, aquellos que rozan la frontera de los treinta y tienen a sus espaldas unos cuantos añitos de profesión (y muchas más anécdotas de las que yo puedo necesitar para escribir un par de novelas).

Y, seguramente, os estaréis preguntando: ¿qué es el Fatalismo? ¿El Fatalismo ha llegado ya a mi vida? ¿Estoy siguiendo sus directrices sin darme cuenta? ¿Debería pedir ayuda psicológica? ¿O hacer oposiciones? ¿Llamo al trabajo y digo que el Fatalismo me impide levantarme? Traaaaaanquilo. Lo primero, y fundamental, es detectar los síntomas. Sólo tienes que responder SÍ o NO a las siguientes preguntas:

-¿Das por sentado que el trabajo en el que te estás dejando las cejas no va a salir nunca o no va a servir para nada?
-¿O que el cliente lo va a cambiar tanto que va a terminar irreconocible?
-¿Esperas siempre lo peor en cualquier circunstancia?
-¿En tu opinión si llevas tres opciones a una presentación el cliente siempre elegirá la peor?
-¿Usas a menudo expresiones “acostúmbrate, la publicidad es asín”, “esto es publicidad, la vida es lo que les pasa a los demás” y “¿tú sabes lo que es un moco? Un moco es un trabajo, desde que empieza hasta que acaba” cuando hablas con un becario o alguien mucho más junior que tú?
-¿Has decidido no hacer nada para cambiar las cosas porque “Total, ¿para qué?”?
-¿Consideras que la chapucería es un mal necesario?

Pues, efectivamente: eres un Fatalista de tomo y lomo.

O lo soy yo, ya que estoy dando por sentado que has respondido SÍ a todas las preguntas.

Desgraciadamente, me da la impresión de que este tipo de pensamiento negativo está invadiendo otras áreas de negocio y de la vida en general. De hecho, entre los madrileños últimamente se da mucho el Fatalismo: siempre esperamos que todo salga mal o peor. Incluso nos gusta relamernos en la catástrofe y luego decir: “¿Ves? Te lo dije”. Supongo que la ginkana en la que se ha convertido la M-30 y las múltiples obras que nos rodean a diario tiene mucho que ver con eso. Por no mencionar la crispación que los políticos van contagiando como si se tratase de una vulgar gripe.

¿Cómo no voy a ser Fatalista, si mi calle está así día sí y día también?


Y ¿qué decir del Fatalismo de los españoles en general?

Al contrario que otros europeos, que se extrañan de la falta de honradez de sus políticos, nosotros nos extrañamos si nos encontramos con un político honrado. Cuando se destapó la trama de Marbella nadie a mi alrededor parecía sorprendido. Tampoco nos escandalizamos con los múltiples casos de corrupción, cobro de comisiones ilegales, dinero negro a espuertas y demás asuntos turbios que decoran los interiores de los periódicos últimamente. Son nuestro día a día y la mejor muestra de Fatalismo en España que podemos encontrar.

9 comentarios:

José Antonio Palomares dijo...

Se acerca el Apocalipsis.

José Antonio Palomares dijo...

O el mileniarealismo, claro.
El milinearalismo va a llegaaaar.

tirkha/MAP/Miguel Angel dijo...

que sepas (Jose) que si trabajaras un poquito como hacemos las personas de bien no me habrías quitado el comentario.
grrrrrr ^_^^_^^_^^_^

El fatalismo va a llegaaaar.

Rebeca Rus dijo...

No os peleéis, niños. Que hay sinónimos para todos...
Yo no creo que lo próximo sea el Apocalipsis o el mileniarismo, yo creo que lo próximo es que vamos a acabar igualitos, igualitos que los americanos. Horreurrrrrr! Sálvense quién pueda.

Attila dijo...

Si sólo fuera eso, Alomojó lo que llega es la desintegración de España, la República y la guerra civil de nuevo ;-P

Ricardito ëmore dijo...

Es curioso, supongo que hay personas y personas, y yo debo ser de las pesimistas. Pero me gusta pensar mas que soy realista. ?Politicos no corruptos? Oiga, ni en laponia. ?Guerras en Africa, Asia o donde sea, financiadas una y otra vez con recursos que expolian multinacionales, sin importarles un bledo las consecuencias? Todas. Medicinas contra la tuberculosis que no se venden a paises del tercer mundo, marcas de ropa (o me temo que ya de lo que sea) que pagan fortunas a cuatro subnormales para que anuncien sus productos mientas tienen trabajando en condiciones infrahumanas a pobres diablos, incluyendo niños, y no hay ninguna prohibicion a la importacion de tales productos por nuestros paises "civilizados" Paises pseudo civilizados como Suiza, que aceptan dinero negro de cualquier politico corrupto, Gobernante despota, Traficante de armas, drogas, esclavos.... Desde hace años, desde antes de los 18 ya me daba cuenta. Desde aquella estupenda tira comica de Gallego y Rey, en la que sale Alfonso Guerra recitandoe n la fundacion Antonio Machado: "Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla..." y en la siguiente viñeta se ve a dos niños con la cara suya y la de su hermano Juan en una tapia de un patio robando peras.

Y como diria el Conde Lequio (algunos lo encuentran un fenomenos, pero al menos el tio con esta frase demostro ser sincero y dio en el clavo): "???Y que cojones me importana mi los niños con Alzheimer??"

Pues eso.

Rebeca Rus dijo...

Yo también me veo a mí misma como pesimista-realista, pero reconozco que hay una parte dentro de mí que me dice "esto no puede ser normal, debe haber gente decente por ahí". En fin, también creo en las hadas...

Ricardito ëmore dijo...

Pues yo creo que haces bien, Rebeca. A veces, simplemente al ver la sonrisa de un niño, que quizas sea lo mas inocente que hay en esta vida, merece la pena pensar en las hadas y en que todo puede mejorar :)

Por eso decia lo de que no se si es pesimismo o realismo. Que haya cosas malas no quita que haya cosas bonitas en el mundo y buenas, por las que luchar.

Ademas, teniendo al arrejuntao ese, me parece que eres bastante afortunada (y no hablemos de la suerte que tiene el contigo!!) :D

Asi que ale, a cuidar a doña Juli para que sea feliz, y con ella el resto de la gente de alrededor. ;)

Ricardito ëmore dijo...

P.D. Siempre entendi que el drogao ese decia : "...mineralismo , mineralismo ..."(y lo asociaba con alguna tendencia geologico-filosofica desconocida). Entonces...?que es l que realmente farfullaba en el plato y de que se trata?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...