martes, septiembre 12, 2006

Aquí sabemos hablar de fúmbol igual que en cualquier otro blog

A mí Luis Aragonés siempre me cayó fatal, al principio supongo que porque era entrenador del Barcelona y el Atleti, pero sobre todo por su descarada grosería. Es que me ponía malo de verle en las ruedas de prensa rascándose el cuello, hurgándose las orejas y hablando para el cuello de su camisa, detestaba sus gafas ochenteras, su aspecto desaliñado vestido de chándal -¡con esa barriga!-, la manera en que voceaba y se le caía la dentadura postiza –no miento, lo vi con estos ojos que se han de comer los gusanos-.


Hay que reconocer que nunca le he visto hurgarse los dientes con un palillo en una rueda de prensa.

Sin embargo con el tiempo el hombre empezó a resultarme más soportable, y hasta consiguió que me cayera bien –una hazaña, pasar de caerme mal a bien, dificilísima, y que sólo ha conseguido, redoble de tambores, Maribel Verdú-. Cuando tuvo la bronca con Romario me hice incondicional suyo de la misma manera en que uno se vuelve incondicional del Abuelo Cebolleta o de los cascarrabias como Fernán Gómez (Recordemos la escena: Luis Aragonés abroncando a Romario, que se hacía el sueco, gesta complicada para un brasileño, hasta que Luis le espetó: Míreme a los ojitos).

Pues bien, desde entonces le tenía como un hombre con manías y excentricidades, pero su trayectoria en los últimos tiempos me hace pensar que en realidad lo que le pasa es que está como una cabra. Veamos qué ha hecho en los últimos meses:

1.Dice que si España no llega a semifinales del Mundial, se considerará un fracaso y dimitirá. España cae en octavos.

2.Luis no dimite. La explicación: “La palabra fracaso es muy fuerte”, y la lisérgica: “una frase que a lo mejor me interesaba decir en un momento dado, no va a condicionar mi futuro”. Es un poco el estilo Roma no paga traidores, versión moderna.

3.España cae con Irlanda del Norte. Se acumulan las presiones para que Luis dimita. Luis dice: "Yo no he visto a nadie que haya dimitido. La gente se va cuando acaba su contrato". Y después: "Lo que no entiendo es que me digan que me vaya del trabajo. ¿Vosotros os iríais de vuestro trabajo?" Ahí hay que darle la razón. Además que tiene que pensar en su familia y su futuro (literal).

4.Dos días después Aragonés dimite. Y les dice a los periodistas: "He dimitido que es lo que vosotros queríais". Un poco al estilo madre: “Pues toma croquetas, a ver si revientas de un cólico y me dejas tranquila”. La Federación le dice que nanay y que tiene 48 horas para pensárselo. En otra frase psicotrópica, Luis les dice a los periodistas que no ha cambiado de opinión: "No es cuestión de fin de semana ni de nada. Antes dijisteis lo que dije y ahora diréis lo que digo”. Le ha faltado añadir: "¡Pringaos!" Será por falta de ganas.

5.Cinco horas después Luis dice que sigue, y aquí paz y después gloria. Muchas vueltas no le ha dado, no, no puede decirse que haya pasado mala noche y no haya pegado ojo por las dudas.

En resumen: o Luis se está quedando con nosotros, o ha perdido la chaveta, o quiere que la perdamos nosotros, o en un descuido ha sido sustituido por su muñegote del Guiñol. Otra explicación no cabe.

9 comentarios:

Angua dijo...

Sólo unas palabras:

Pasaos al basket.

Leon dijo...

Estoy contigo, yo no me esperaba esto de su parte. Aunque el responsable máximo es el mangante de Villar, Luis Aragonés la está cagando con todo el equipo.

José Antonio Palomares dijo...

Angua, fútbol y baloncesto no son excluyentes, pero en cualquier caso uno no elige el deporte que le gusta porque los suyos ganen -bueno sí se hace: Fórmula 1, por ejemplo; pero que yo no lo hago, digo-.

Leon, muy fino el juego de palabras de que la está cagando con todo el equipo. ¿De dónde saldrá la expresión esa?

PerezOso dijo...

Pero bueno, es que ahora va a ser que a los que nos gusta el baloncesto es porque hemos ganado un mundial??

Oiga, un respeto que somos muchos, desde hace mucho tiempo; y soportamos con santa paciencia (yo cada vez con menos) los 20 minutos de cada telediario dedicados al coñazo del fumbor.

Y que se sepa que la satisfacción de la medalla de oro fue solo comparable a la que obtuve cuando a los dos días perdieron los fumboleros con Irlanda del Norte (que tiene un nivel similar a un equipo de segunda B de los regulares).

Os merecéis al impresentable ese de seleccionador y a las nenas esas de los jugadores, pringaos!

José Antonio Palomares dijo...

Pues eso digo: que si no te gusta el baloncesto, no te va a empezar a gustar porque se gane. O no debería. Que no se trata de pasarse, vaya. Aclaro que a mí sí me gusta el baloncesto y lo he practica a pesar de mis escasas dotes físicas.
Dicho de otra forma: no me gustaba la Fórmula 1 y sigue sin gustarme, por mucho que gane Alonso. Que algún amigo debería decirle que no hable mucho, pero eso es otra historia.

Angua dijo...

Oye, a mi Alonso me cae como el culo, pero el baloncesto me gusta desde siempre, que yo me aguanté en vela la madalla de plata de España en las olimpiadas del 1982, cada partido inolvidable...
Y soy del Juventud de Badalona desde que tengo uso de razón, igual que mis hermanos son del Estu de to la vida.

cuidadín.

José Antonio Palomares dijo...

El 82 fue el Mundial, que también hubo cada partido de España inolvidable... Menos mal que yo era muy pequeño.

A ver, que no digo por nadie de los presentes lo de Alonso y su elevación a los altarse patrios. Digo que existe una costumbre muy fea de que nos gusten sólo los deportes en los que ganamos, y no es eso: que no voy a ser más fan del baloncesto porque ahora ganemos y antes no (que parece que estos llevan ganando toda la vida, pero no, generalmente la hemos pifiado, y no lo entendáis como una ataque al baloncesto que os veo venir).

Angua dijo...

Bueno, pues el 84, que ya chocheo :)
Confundo mis 18 con mis 16 (suspiro)

Y lo del Naranjito fue espantoso, inenarrable, no me hagáis hablar...

Ricardito ëmore dijo...

Yo aun recuerdo a aquel nadador americano que tenia padre(s) español(es), Martin Lopez-Zubero que se nacionalizo español, gano medallas para el pais ese de Marruecos del Norte, con los periodistas besando el culo y, pobre, a los pocos años, salio otro español (Sergi...?), este nacido en la peninsula Iberica de Marruecos del norte pura y dura, gano una(s) medalla(s), y ya estaban los periodistas diciendo que era EL PRIMER ESPAñOL EN GANAR UNA MEDALLA INTERNACIONAL (no me acuerdo de la competicion) EN NATACION. Hay que joderse. gigantes con pies de barro creados por los periodistas dia a dia, oiga.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...