lunes, septiembre 04, 2006

Mal empezamos


Estoy leyéndome Plinio, casos célebres, una recopilación de novelas de Francisco García Pavón que recomiendo vivamente, como trabajo de documentación para mi próximo libro (a ver cómo acaba la cosa). Y me lo estoy pasando en grande.

Bien, el caso es que se me ocurrió leer la contraportada del libro, error que cometo de vez en cuando porque soy un tipo intrépido y temerario. Y leo esto:

Francisco García Pavón es, sin duda, el pionero de la novela policíaca de calidad y José María del Moral, Plinio, su protagonista, es el primer personaje plenamente español, bla bla bla.

Vale. ¿Algo raro? Lo de pionero de la novela policíaca de calidad, pero no es eso. El texto se refiere a la novela policíaca española. Pero empecemos a leer el libro por su primera novela, El reinado de Witiza. Primera línea:

Manuel González, alias Plinio, Jefe de la Guardia Municipal de Tomelloso, y su colaborador y amigo bla bla bla.

¡Magia! De la contraportada a la primera página José María del Moral se ha transformado en Manuel González. El trabajo de corrector de textos está cada vez más devaluado, pero esto... ¿Y además, de dónde sale el nombre de José María del Moral? Pues con una paciente búsqueda en Google he averiguado que es el gobernador civil de una de las novelas de Plinio, El rapto de las sabinas, presente en el mismo volumen. Lo cual no me explica cómo ha usurpado la personalidad de Plinio. Qué cosas más raras pasan en los libros.

4 comentarios:

Angua dijo...

El problema es que "el primer personaje plenamente español" no es en realidad el protagonista, sino un secundario, no?

Pues bueno estará el autor, claro qué, pensándolo bien, el autor y tú sois los únicos que os vais a dar cuenta jamás...

quizás la madre del autor...??

José Antonio Palomares dijo...

Un secundario muy secundario, en realidad. Lo que me resulta increíble es que ese detalle esencial se les escape. Vamos, que el que ha escrito la contraportada no se ha leído el libro -muy mal hecho, porque además es fantástico-.

Al autor le dará igual, el pobre lleva quince años muerto. La madre seguramente también porque el autor nació en 1919.

angua dijo...

menos mal que he utilizado la palabra "jamás"
:)
le da al asunto un barrunto atemporal, más allá de la muerte del autor...

cuela?

José Antonio Palomares dijo...

En realidad el autor está vivo en nuestros corazones, y otros tópicos que se usan en estos casos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...