martes, octubre 17, 2006

Ender contra Ender

Hace eones me leí una novela de ciencia ficción que había ganado todos los premios posibles, El juego de Ender, de Orson Scott Card. Me gustó mucho. Tanto que me leí dos secuelas, La voz de los muertos, que es el típico libro que la gente usa para refutar lo de que segundas partes no fueron buenas, y Ender el xenocida, que a la serie vino a significar lo que El retorno del Jedi a La guerra de las Galaxias. Vamos, que es una castaña.

Mucho tiempo después le regalé a mi hermana La sombra de Ender, una nueva secuela (la quinta novela) de la que había oído muy buenas críticas. El planteamiento era muy interesante. ¿Y si volviéramos a contar los acontecimientos de El juego de Ender, pero desde la perspectiva de otro personaje? Como Rashomon, pero sin japoneses.

Bueno, pues me leí las dos del tirón; primero la novela original, para refrescarme la historia (y ver qué tal estaba quince años después) y acto seguido la secuela. El juego de Ender es la historia de un niño reclutado por la Humanidad para entrenarse en una escuela militar y convertirse en el comandante de la flota que se enfrentará a una raza alienígena, los insectores. A través de los ojos del pequeño Ender, asistimos al cruel proceso de formación de la personalidad de un líder. En su momento la novela me impresionó mucho; ahora no tanto. No es que el libro haya envejecido mal; el que ha envejecido soy yo. El juego de Ender es una novela casi juvenil que se lee con mucha rapidez –es una novela realmente ligera, de leer de un tirón- que al lector adulto le dejará un sabor de boca casi agrio. Lo que de joven eran inteligentes reflexiones ahora resultan un poco ingenuas, sin profundidad, y lo que parecía un vívido retrato de personajes ahora parece estar hecho con brocha gorda. No obstante, El juego de Ender me sigue pareciendo una novela muy apreciable, con más virtudes que defectos, y que aprovecha sus recursos eficazmente. Ya no tiene para mí el tirón que tuvo, pero es que he dejado de ser su público objetivo: el adolescente friki.

Entre los adolescentes Ender es casi una representación de ellos mismos, una hábil representación. Está aislado (“nadie me comprende”), es más pequeño y débil que el resto de compañeros, apenas tiene amigos, es el favorito de los profesores, todo el mundo le odia, pero es el más inteligente y esta destinado a salvar la Humanidad. Vamos, exactamente tal y como nos vemos los frikis adolescentes en esos años. Es nuestra metáfora perfecta, lo que nos gustaría ser. Como Harry Potter. Que vive con una familia de mierda que le trata fatal y es el raro, pero coge la varita esa y salva el mundo (vaya, os he estropeado el libro, perdonad el spoiler). Harry Potter y Ender son el lector. Ese lector tímido al que se le da fatal la gimnasia y el fútbol, que lee y lleva gafas de culo de vaso, sin demasiadas habilidades sociales, que dice esa frase tan bonita de Salvor Hardin (“la violencia es el último recurso del incompetente”) justo antes de que le partan la cara. Y que salva al mundo, os jodéis, matones.

Card se apoya en ese personaje que somos todos y construye con habilidad la novela a su alrededor, apoyándose en un triunfador que no parece un triunfador. Lo maltrata y le hace salir triunfante de todas las pruebas –como en los cuentos de hadas, que también tratan de personajes que están solos y son desgraciados-. El resultado es muy bueno. Sobre todo si tienes diecisiete años, pero no sólo si tienes diecisiete.

Pero no pasa lo mismo con La sombra de Ender. Para empezar porque es mentira lo que promete: no es una nueva perspectiva sobre los sucesos de la primera, sino una novela sobre otro personaje. Card intenta el mismo truco de Ender con Bean, su lugarteniente. Pero no funciona, porque no puede haber dos personajes solitarios, aislados, pobrecitos pero que acaban triunfando. Card fracasa al reproducir el esquema porque la estructura de El juego de Enderno lo admite. Y como personaje Bean sale debilitado de la comparación, parece tener reacciones gratuitas. Hay una extraña complacencia del autor por su personaje que le obliga a cometer disparates argumentales contradictorios con la primera obra, a hacerle tan superdotado que resulta increíble en contraposición con otro superdotado como Ender. ¿No habría sido más inteligente, ya que en la original hablamos de un triunfador vestido de fracasado, hablar en esta de un fracasado que parecía destinado al triunfo? Habría sido una novela más difícil de realizar, más adulta, más compleja y más amarga. Pero habría sido sin duda mucho mejor que este mediocre intento, una floja novela que no le hace justicia a la interesante historia original. Es curioso que el titulo del libro sea La sombra de Ender, porque eso es justamente la novela: una pálida sombra de su original.

Card ha sacado otras tres novelas-secuela más con el truco este de “La sombra de…". Pero a mí ya no me coge vivo.

20 comentarios:

Angua dijo...

Aquí te quería yo ver.

Yo sí creo que el lugarteniente de Ender, por volver al tema, pueda ser igual de inteligente que él, de hecho les escogían y buscaban por su intelecto y también habilidad, factor clave en el asunto salvar-la-tierra.

Aunque mí la serie de Ender, que sí me he leído entera (para friki, mi menda lerenda) no me parece ni con mucho lo mejor de Card.

Le pasó que vendió millones de libros, pero millones literalmente, del juego de Ender, y su editorial le exige periodicamente una novelita de la saga.

Aunque ya digo que en absoluto me parece lo mejor, sin ir más lejor la serie de Alvin Maker, que sí disfruta escribiendo y yo leyendo, le da mil vueltas, sus cuentos cortos, o lo de los observadores del pasado, a la Connie Willis.

Pero el público manda, y a él se debe, como tú traías a colación el otro día :)


Card es un escritor raro, quizá por ser mormón, porque se fue un año a Brasil a difundir su fe (como esos que vemos en pareja con la camisa blanca y las pecas por la calle) quizá por vivir en Salt Lake City, quizá por estar obsesionado con lo religioso...

Porque para friki, friki, ríete tú del friki mormón :)

Angua dijo...

Y dejo para mañana lo de que el retorno del jedi es un castaña, que estoy liada, pero te vas a enterar ;)

Perez_Oso dijo...

¿Sólo "obsesionado con lo religioso"?
Ese hombre lo que está es obsesionado con los niños, y no sé si de una forma muy sana, la verdad. "El maestro cantor" daba hasta miedo de tanto coqueteo con la pederastia.
A mí, que soy muy poco friki (de la ciencia ficción, porque en otras cosas soy el rey), no me gustó el Juego de Ender. Sin entrar en consideraciones sobre el desastre que sería formar a un líder de esa manera y luego esperar que salve el mundo, los personajes eran casi de caricatura y el argumento un poco bobo.
Pero sin acritú, eh?

Ricardito ëmore dijo...

AGHH!!!! SACRILEGIO!!
BLASFEMIA!!!

Comooooorl? Que "el retorno..." es una mala secuela??? Pero donde estamos?? Ahora mismo llamo para que cierren este blog satanico de una vez. solo porque el irlandes ese dirige la peli como cualquier aficionado al cinexin y porque el argumento en ciertos momentos parezca ( y digo PAREZCA) un guio'n de telenovela venezolano (y que' bien ha cuajado y ha envejecido con el paso de los años!!), no tiene porque desmerecer al resto. No esta a la altura del "Imperio" y quizas tampoco a la de "La guerra", pero...aun asi, esta en la trilogia y se lo merece!!

Leches!!, porque San Judas sea menos nombrado que San Mateo sea menos nombrado/conocido que San Pedro (sobre todo por los chistes), no deja de ser un apostol!! Es casi como rebajarlo a la altura de Rouco-Varela; ambos estan en el "business" de la iglesia catolica, pero... hay diferencias.

Ahora bien, otra cosa es el engendro ese para niños menores de 12 años que se ha sacado en los ultimos tiempos.

P.D. No, no he leido nada de Scott-Card, aunque siempre tuve curiosidad. :(

Merde, me parece que el anticuerpo se me ha pasado en la incubacion. Ale, me largo a currar

Anónimo dijo...

acabo de conocer tu blog y tras dos artículos leidos, acabas de ganar un nuevo lector. tu análisis del juego de ender me ha llevado a recordar el momento en que llego a mis manos hace unos 12 años y estoy absolutamente de acuerdo, es mas, me has leido el pensamiento.

enhorabuena y seguir así

José Antonio Palomares dijo...

Ricardito, se te ha olvidado mencionar entre las virtudes del Retorno a los encantadores Ewoks. Son taaaaaan monos.

Bienvenido, anónimo, y gracias. La verdad es que no tiene mucho mérito: tengo una máquina que lee el pensamiento de los potenciales clientes, y escribo en consecuencia :-)

Angua dijo...

Bueno, hoy ya tengo un rato para machacarte el hígado (en este blog, porque en otros hoy te sigo el rollete, jeje)

Eres un hereje.

Con el Retorno del Jedi no te metas, porque desde mi punto de vista, las tres pelis son una sóla, como El Señor de los Anillos, y por lo tanto es el final de la historia, y es un final MARAVILLOSO.

Y los Ewoks son lindos y simpáticos, sí, qué pasa, no como el Jar-Jar-Bins ese que dios confunda.

Tartamundos Trotamudo dijo...

A mi también me gustó mucho en su momento "El Juego de Ender" y la segunda parte. La tercera no tanto y luego ya les perdí la pista.

Por cierto, alguien comentó en su momento que "Starship troopers" (Tropas del espacio) de Robert Heinlein era una especie de versión más dura de "El juego de Ender": la preparación de unos chavales para la guerra y todo eso. No lo sé, pero a mi "El juego de Ender" me gustó mucho más.

Angua dijo...

Bueno, pero Tropas del Espacio es también un clásico de la SF, aunque mucho menos psico-filosófico que Ender, claro.

De hecho, es más una novela bélica, aunque hábilmente camuflada de espacio profundo y horrendos alienígenas asesinos.

Y es que Heinlein era un crack, un marine y un científico-físico todo en uno, fue un protegido de Campbell, como Asimov.

Anónimo dijo...

Starship Troopers se escribió en 1959, y Ender ve la luz en 1985, así que como mucho, el segundo es una versión del primero.
Pero en realidad, ambas novelas tienen poco en comú, salvo que unos bichos amenazan la Tierra.

Sabiendo que Heinlein escribe en la de década de 1950, con su guerra fria, su caza de brujas y su guerra de Corea, se tiene una mejor perspectiva para evaluar su propuesta de sociedad militarizada d

AMRS dijo...

Pues a mi La Sombra me gustó mucho... aunque no tanto como El Juego. La Voz de los Muertos me pareció un peñazo importante...

Vamos, que coincidimos poco.

Y El Retorno del Jedi no es la mejor, pero sigue siendo un peliculón. Y coincido, como toda persona de buena fe, en que el Jar-Jar-Bins ese es de torta...

Anónimo dijo...

"Starship Troopers" se publicó en 1959, y la novela de Ender en 1985; así que decir que "El Juego de Ender" es una versión de la primera constituye una imposibilidad.

Dr. Spock

José Antonio Palomares dijo...

Bueno, supongo que Angua nos lo explicará con su explosividad actual, pero cuando dijo que Starship troopers era una versión dura de El juego de Ender no creo que se refiriera a que era una "revisitación" al tema o que hubiera nacido de El juego..., sino que hablaban de lo mismo, que tenían el mismo tema. Vamos, que no hay un original y una derivación sino dos acercamientos distintos al mismo suceso.
Lo cual también es una opinión atrevida, pero bueno.

Angua dijo...

Ha sido Tartamundos, no servidora.


Dicho sea sin ninguna explosividad.

José Antonio Palomares dijo...

Perdón, estoy dormido aún.
Pero lo que digo vale, cambiando tu nombre por el suyo.

Tartamundos Trotamudo dijo...

Efectivamente, no me refería a que una fuera consecuencia de otra, sino dos acercamientos dispares a un mismo tema (la formación de unos soldados que deben acometer la salvación del mundo frente a una amenaza alienígena).

De todas maneras, no sabía que la novela de Heinlein fuera anterior. Yo me leí las dos hace muchos años y prácticamente una detrás de la otra.

Así que acepto la colleja por lo inexacto o discutible de mis opiniones.

Alex dijo...

"El Juego de Ender" llegó a mis manos, en forma de Ebook, el año pasado, lo leí del tirón, y me quedé encantado con la historia, los personajes, el futuro tan presente, en fín, que me pasó como a todos, y me hice con los demás libros de la saga....y como la gran mayoría dejé de leer en "La Sombre de Ender" que, sinceramente, me parece una novela de contrato con la editorial.

En cualquier caso, es muy recomendable las tres primeras, a cualquier edad.

(Por cierto, ¿que dá mas repelús, un los Ewoks o el petardo ese del Jar Jar que se sacaron en la nueva trilogía?).

Saludos.

José Antonio Palomares dijo...

Once de cada diez personas te dirán que es peor Jar Jar.
Para que cuadren las cuentas yo voto dos veces.

Alex dijo...

Había una parodia muy buena de la segunda trilogía, creo que en Youtube, en la que se cahondeaban ed todos los personajes. El de Jar Jar sale todo el rato parloteando eso de "misa misa" y no paran de lanzarle dardos sonniferos durante todo el video..jejeje.

Anónimo dijo...

Genial Ender y todas sus puñeteras sagas. Orson Scott Card se salió con esta novela.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...